noviembre 29, 2010

Cosas útiles cuando tienes un hijo

marcilla-monodosisHace unos días estuve en la presentación de un nuevo producto de Marcilla. Son monodosis listas para colocar en una cafetera italiana y os aseguro que son un gran invento, sobre todo para los torpes que siempre se nos cae un poco al prepararlo (¡lo que se desparraman los polvitos esos madre!). Es muy limpio y cuando vas a lavar la cafetera sólo tienes que sacar la monodosis y tirarla a la basura, sin que los posos del café ensucien nada. Además, el café sale más concentrado y huele de maravilla.

Es probable que os estéis preguntado por qué os cuento esto y es que de cosas prácticas va el tema…. 

A mi alrededor tengo a varias embarazadas o futuros padres primerizos que están a punto de vivir en primera persona el incomparable milagro que es tener un hijo (Paula, Elvis, Carlos, Inma, Ricardo va por vosotros).

Están inmersos en plena vorágine de compras para que todo esté a punto cuando sus bebés lleguen, yo trabajo en Crecer Feliz y soy madre de dos enanos, así que adivinad de qué hablamos últimamente o mejor dicho, para que me llaman constantemente… “Oye Carmen, ¿tú qué carrito te comprarías ahora?” “Carmen, ¿qué pañales has usado tú? ¿Cuáles le compro al enano?” “Carmen, ¿merece la pena la bañera-cambiador o me compro una bañerita para meter dentro de la nuestra y listo?”  “Carmen, ¿sirve para algo el calientabiberones? Me lo quieren regalar y no sé si es un trasto…”, “Carmen, tú no tenías parque ¿no? ¿Lo compro o no vale la pena?”

Así que a todos les suelto el mismo rollo. Cada padre y madre son un mundo y lo que a unos nos resulta muy práctico, a otros les parece un estorbo en su casa. Sin embargo, hay productos o cosas que en mi caso me han solucionado la vida o me han ayudado mucho en mi día a día como madre.

Obviamente no nombro ni los pañales desechables ni las toallitas húmedas porque doy por hecho que nuestra generación no ha conocido otra cosa y nos parece impensable llevar unos trozos de tela blanca dentro del bolsón e ir a lavarlos al cuarto de baño de turno cuando el bébé se haga caca (¿Cómo lo harían nuestras madres? De pensarlo me entran escalofríos… todo el día guardando un pañal empapado con restos de caquita… por muy de nuestro hijo que sea).

A mí me han resultado realmente prácticos los siguiente productos. Me dejo muchos, seguro, pero ya me acordaré, ya:hamaquita

– Hamaquita: con ella llevaba por toda la casa al bebé y me veía constantemente. Mis hijos no han sido especialmente dormilones, por lo que constantemente reclamaban mi atención y no lograba hacer nada de nada. Así que desde que los puse en la hamaca lograba hacer otras cosas en casa como ducharme (sí. ducharme, porque metía la hamaca en el cuarto de baño y el enano de turno se quedaba encantado mirando o escuchándome en lugar de ponerse  llorar en su cunita), hacer la comida (no quiero carcajadas por parte de los que me conocen) o simplemente leer un libro o recoger algo la casa mientras ellos descubrían el mundo mientras se balanceaban en la bendita hamaca en lugar de estar “encerrados” en una mini cuna.

– Las pastillas esterilizadoras: lo más práctico del mundo. Llenabas un recipiente de plástico con agua del grifo, le ponías la pastilla y metías los biberones, chupetes o cualquier objeto que necesitaras esterilizar y listo. Nada de rollos de hervir o aparatos que ocupan un montón en la cocina.

– La Pasta Lassar: la mejor crema para el culo del mundo. Por lo menos para mis hijos, es mano de santo. Es verdad que a diario uso otras muchas que son buenísimas como Eryplast de Lutsine o la crema pañal de Caléndula de Weleda, pero por las noches o cuando se les irrita un poco el culete, lo mejor es poner Pasta Lassar, además es baratísima (me la descubrió mi prima Isabel, madre de dos churumbeles y enfermera de pediatría en un gran hospital.. así que ella sí que sabe de estas cosas).

– El sacamocos de aspirar por el final de un tubo de plástico, no el de pera, que no sirve para nada. Es increíble el rechazo que produce este artilugio  la primera vez que lo ves “¿Esto qué es? ¿Un sacamocos o un aparato de tortura propio de la inquisición?” Pero con el tiempo, le verás hasta la gracia, sobre todo, cuando tu bebé tenga la naricita llena de mocos, no respire bien y por tanto no pueda dormir o comer….y de verdad, es superfácil de usar ¡lo he logrado hacer hasta yo! 

– El saco de dormir.  Hasta que no los conoces, te pasas la noche en vela y comprobando si el bebé se ha destapado. Una vez descubierto este invento, tu sueño nocturno comienza a ser muuuucho más placentero ya que con él, tu hijo duerme tapado sí o sí.  Gracias Mamen por recordármelo.

– La hamaquita para la bañera. El momento del baño durante las primeras semanas de vida de Ana fueron una tortura. La enana no paraba de chillar cada vez que la introducíamos en la bañera. Si al estrés que nos causaba este hecho, añadíamos la torpeza propia de los primerizos, el aseo de nuestra primera hija era un suplicio diario. Pero un buen día alguien nos habló de esta hamaca en la que tumbas al bebé en ella y  se introduce en la bañerita (sólo aptas para las de base firme). Fue mano de santo, la niña dejó de llorar, nosotros la bañábamos con mucha más seguridad y por fin logramos disfrutar de ese momento. Katia ¡con lo que hemos hablado de esto y se me había pasado nombrarlo).

– El DVD portátil. Cuando los bebés dejan de ser tan bebés, empiezan a no aguantar mucho en el coche. Os aseguro que les pones una peli y hacen los viajes de mucho mejor humor y la tranquilidad reina en el interior del vehículo.

Y vosotros ¿qué aparato o producto os ha solucionado la vida?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

9 ComentariosEnviado por: Carmen Blog
noviembre 11, 2010

Las películas favoritas de los niños

Yo siempre fui partidaria y defensora de que los niños no deberían ver la tele, que es una caja tonta, que debían entretenerse leyendo o mirando cuentos, pintando, jugando con los muñecos…. pero eso era cuando no era madre 😉 Intentaré explicarme para que no se me echen los tigres encima…

Ver la tele en exceso no me parece ni bueno ni saludable para un niño y tampoco para un adulto. Sin embargo, en su justa medida, puede resultar interesante, práctica y por qué no, educadora.

Hay un montón de películas y series de dibujos animados que todos recordaremos siempre con cariño y que digan lo que digan no nos han causado ningún trauma, aunque la madre del protagonista se muriera en un incendio en el bosque, la mala encerrara en la torre del palacio a su hijastra para que no se probara un zapatito de cristal o el niño de turno se criara entre lobos y tuviera como mejores amigos a un oso y una pantera.

Son películas que han sobrevivido al paso de los años y siguen teniendo muchísimo tirón entre los niños de hoy en día.

El otro día os contaba cómo Carlos, con sus 19 meses y nacido en un mundo lleno de tecnologías, se queda embobado viendo Los Aristogatos (1970) o El Libro de la Selva (1967). A Ana, con sus 4 añazos, La Cenicienta (1950) o La Bella Durmiente (1959) le parecen lo más, aunque sus protagonistas sufran los ataques de una madrastra o bruja malísima.

Por supuesto que prefiero que mis hijos se entretengan viendo cuentos, pintando, jugando y cantando (en casa somos muy de bailar y montar el numerito en cuanto suena música), pero eso no quita para que demonice a la televisión y prohíba a mis hijos disfrutar de las mismas pelis que yo vi de niña, películas que tienen más de 40 años en su gran mayoría.

Necesitaría un post aparte para hablar de series como Heidi, Marco o Candy Candy, que esas sí que nos crearon más de un trauma y un mar de lágrimas, aunque otras muchas las recuerdo con gusto (David el gnomo, Willy Fog, Los Pitufos…)

Aunque las cadenas de televisión generalistas apestan con su programación actual en la que no dedican ni un minuto a los niños, han surgido otros canales con la llegada de la TDT como Clan Tv o Disney Channel con los que puedes dejar un rato a tus hijos sin riesgo de que aparezcan en pantalla los muertos de alguna guerra, las reinas de corazones escupiéndose unas a otras o “realities” imposibles de entender.

Y vosotros ¿dejáis que vuestros hijos vean la tele de vez en cuando? ¿qué películas son sus favoritas?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentarioEnviado por: Carmen Blog
noviembre 5, 2010

El i-phone y los niños

Desde hace varias semanas tengo un i-phone, sobra decir que estoy embobada con él y que casi ni duermo 😉 es broma, aunque mi marido empieza  a decirme que quiero más al “telefonito” que a él.

Son muchas las características que hacen que el “aparatito” nos guste y nos enganche, pero no voy a enumerarlas en un blog como este, que no me parece ni el lugar ni el momento.

iphone4Prefiero emplear el poco tiempo que puedo dedicar hoy a mi blog (perdón por el abandono de las últimas semanas, pero es que estoy hasta arriba en el trabajo) en hablaros de cómo consigue el i-phone tener a mis hijos entretenidos un ratito, quietos y sin hacer ruido.

Esto es algo maravilloso, sobre todo cuando tienes que estar esperando en una consulta médica o en algún sitio que requiera paz y que tus hijos no armen mucho follón.

A Ana, como sabréis, le encanta la música y bailar, así que nada mejor que colocarle unos vídeos musicales de sus artistas favoritas (Shakira, Beyoncé, Marta Sánchez…) en Youtube y ella tan contenta. A Carlos le va más ver fragmentos de  Los Aristogatos, que es su película favorita, pero con lo que más alucina es poder verse en las fotos o usar el Facetime con alguno de sus tíos. Para los que no tengáis i-phone 4, os diré que es un sistema de llamada con imagen del interlocutor.

Me han comentado que también me puedo instalar el Skype y por tanto hablar gratis con el móvil, pero todavía no lo he probado…. si es así, promete, ya que tengo a un hermano haciendo un Erasmus en Holanda y los niños se pasan el día pidiendo que encendamos el portátil para hablar y ver a su tío.

bob-esponjaComo los de Apple y los que se dedican a desarrollar programitas para los i-phone, i-pod o i-pad no son tontos, saben que con los niños tienen un filón. Así que en su App Store, la tienda donde adquieres las aplicaciones para tus cacharros de la marca Apple hay un sinfín de juegos, vídeos y herramientas para entretener a tus hijos.

Podéis echar un vistazo si pulsáis aquí.

Os recomiendo que os bajéis cualquiera de Bob Esponja , la de Clan Tv de RTVE o la de Disney. ¡Se salen y a tus hijos les encantará!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 ComentariosEnviado por: Carmen Blog
octubre 21, 2010

Un día ¿perfecto?

Como cada mañana, nuestra casa se convierte en una maratón de duchas, despertar de niños, ponerlos en marcha, desayunos, etc. Normalmente, es mi marido el que deja a Ana y Carlos en su cole y guardería respectivos. Así que yo, salgo pitando en cuanto están más o menos vestidos, lavados y desayunados  para no pillar mucho atasco y llegar puntual a mi trabajo.

Antes de irme compruebo que todo está ok y que llevan lo necesario en su mochila. Normalmente todo va bien y comienzas un día más de trabajo, prisas, reuniones, un no parar de mirar el reloj, etc para luego ingeniártelas para sacar tiempo para hacer deberes, o un dibujo o lo que sea con tus hijos al final del día

Sin embargo, esta mañana, justo cuando me disponía a salir de casa, vestida, bolso y llaves de coche en mano, he ido a darle un achuchón a Carlos y he observado que se nos había olvidado darle crema en la cara. Con todos los bártulos y niño en mis brazos, he corrido por el pasillo hasta llegar a su baño, he buscado la crema, la he abierto, se la he dado y he soltado al niño en brazos de su padre mientras yo volvía a la casilla de salida.

Hasta aquí todo iba bien, pero cuando he llegado al trabajo, me he sentado en mi sitio y he encendido el ordenador, algo ha distraído mi atención y era ni más ni menos que un pegotón de crema Nivea que llevaba sobre mi jersey gris!!!! Horror ¿cómo ha llegado esto aquí?

Imagino que Carlos ha metido su mano en el bote y mientras yo le untaba la pasta blanca por la cara, él ha debido considerar oportuno hacerlo por mi jersey.

En ese momento ha venido a mi mente la escena de la película Un día perfecto en el que una maravillosa Michelle Pfeiffer, madre separada, saca adelante un día que se va torciendo por momentos, incluido chorretón de ketchup en la blusa justo antes de una reunión muy importante para su carrera.

 .

Con este rollo que acabo de soltar sólo pretendo dejar constancia de mi admiración por todos esos padres y madres separados o solteros que sacan adelante su vida y la de sus hijos con un éxito total  y absoluto y lo hacen solos. Si a los que estamos emparejados ya nos cuesta un mundo organizarnos para  llegar a todo y a todos, no puedo ni imaginar lo que debe ser organizarse uno solo.

Enhorabuena y si os encontráis a un Clooney o una Pfeiffer ¡No lo déjéis escapar! 😉

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 ComentariosEnviado por: Carmen Blog
octubre 14, 2010

Reunión el colegio de los niños

Esta tarde tengo reunión en el colegio de Ana. Nos van a contar cómo han empezado el curso, objetivos que se han marcado, imagino que la línea educativa a seguir, ruegos y preguntas de padres a la dirección del cole, etc y luego los tutores nos llevarán a las aulas donde estudian nuestros canijos y nos contarán más exactamente qué hacen en el cole con ellos.

Me apetece mucho sentarme en la mini silla de Ana, ver su clase y conocer más a fondo  qué hace allí cada día. Para mí es todo un misterio. La única respuesta que obtengo de ella cuando le pregunto cada día “¿qué tal en el cole?” es un escueto “bien”. Sacarle información me cuesta tanto como quitarle el plástico a un cd nuevo.  Y mira que lo intento… además Ana no se caracteriza por ser callada precisamente… por eso me “molesta” especialmente que no satisfaga mi curiosidad cada día.

Estoy tranquila porque le encanta ir al colegio, entra supercontenta, sale feliz, no hemos notado cambios en su carácter, su profesora nos manda notitas positivas cada día y cuando la recogemos no nos comentan nada más allá de “Se ha manchado el baby porque hemos estado pintando con las manos” o “Recordad que el viernes es el día de la fruta” o “Tienen que hacer una plantilla de números y vocales durante el puente” incluso un “Ana va muy bien y es muy lista”. Pero de su boca, ni mú… sólo su ya tradicional “bien”.

Así que ya le he pedido a mi jefa que me deje salir antes para llegar a tiempo a la reunión ¡qué ganas!

Y vuestros hijos ¿os cuentan lo que hacen cada día en el cole o son tan parcos en palabras como Ana?

PD: los enanos van aceptando a Halyna, la niñera, de hecho, cuando llego a casa después del trabajo les escucho reirse mucho con ella… eso sí, es aparecer yo y a ella la ignoran por completo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentarioEnviado por: Carmen Blog
septiembre 22, 2010

Uniforme en los colegios

Hace unos días leí un artículo en un diario nacional sobre el negocio que hacen algunos colegios concertados con los uniformes de sus alumnos. Aunque no es lo normal, el sablazo que les pegan a los padres es considerable. Esta noticia me hizo pensar sobre los disgustos que nos ahorraríamos en casa cada mañana si Ana no tuviera otra opción que el uniforme.

Mi enana va a uno de los pocos colegios concertados de Madrid en el que los alumnos no llevan uniforme ¡ni el mismo baby tienen que llevar! Esto nos ocasiona muchos problemas porque por más que digamos que se tiene que poner lo que le decimos su padre o su madre, ella intenta cambiar el modelito siempre que puede, lo que origina retrasos, lloros y enfados a primera hora del día.

Yo siempre he estado a favor del uniforme ya que considero que supone un ahorro económico para los padres, hace que los niños no sufran diferencias con los “marquismos” de turno, los niños no van unos de punta en blanco presumiendo de ropa y otros con el chandal todo el día, y encima, te ahorras el “Esto no me gusta” “Esto me pica” “Esto me aprieta” que sufrimos muchos padres cada mañana.

uniformeSin embargo, y aunque en mi círculo más cercano (amigos, primos, compañeros de trabajo) la mayoría están a favor de esta prenda, sí me encuentro con personas que opinan que el uniforme no es bueno para los niños.

Entre las razones que alegan están que es sexista al diferenciar entre falda para las niñas y pantalón para los niños, que no respeta los gustos de los niños y anula parte de su personalidad, que no tiene por qué ser más económico si le compras 3 chandals de oferta en una gran superficie y tiras con ellos todo el año, y que es más propio de colegios ¿”Pijos”? y no de gente “¿normal?”.

A mí no me parecen razones muy de peso, porque si Ana tuviera que reafirmar su personalidad cada mañana lo haría en forma de zapatitos de tacón de Cenicienta, tutú fucsia de Barbie y encima algún cinturón de lentejuelas más calcetines  a rayas subidos hasta la rodilla…. y  así no se puede ir al colegio por mucho que yo quiera respetar los gustos de mi hija.

Lo del sexismo se podría remediar si los colegios aceptaran que las niñas también pueden llevar pantalón, sobre todo en invierno, si así lo desean . Y sobre si es pijo o no el uniforme, me parece, con todos mis respetos, una chorrada de las más grandes que he escuchado en mucho tiempo. En varios países europeos como Gran Bretaña el uniforme es obligatorio en todos los colegios públicos, así que de “pijo” poco.

Y vosotros ¿preferís uniforme o ropa de calle para que vuestros hijos vayan al colegio?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 ComentariosEnviado por: Carmen Blog
septiembre 16, 2010

El tiempo que pasas con tus hijos

Son muchos los temas de conversación que pueden tener las madres en el parque mientras pasan la tarde con sus hijos. Pero estos días, la pregunta que más hemos hecho, escuchado y respondido ha sido “¿Qué tal ha ido la vuelta al cole?”.

Por unos motivos o por otros, todos los padres  andábamos preocupados por cómo afrontarían nuestros hijos los primeros días en el colegio o en la guardería tras el largo verano.

Pero además, ya no es sólo su vuelta a los madrugones y  las clases lo que a todas nos preocupa. Durante el periodo estival muchas disfrutamos de jornada continua lo que nos permite pasar toda la tarde con nuestros pequeños. Pero pasado el verano,  nosotras también volvemos a la rutina de estar todo el día trabajando y llegar a casa con el tiempo justo para disfrutar un par de horas como mucho de nuestros pequeños.

conciliar-trabajo-familiaAyer lo analizaba con otra mamá con la de que comparto guardería, colegio y parque y es que al final nuestros hijos con quién menos tiempo pasan es con nosotros, sus padres. Pasan unas 7 horas en el colegio, les recoge la abuela o niñera de turno con la que están otras 3 horas y finalmente,  a eso de las 19:00 horas, en el mejor de los casos, llegamos los padres. Eso nos deja un par de horas como mucho para estar con nuestros hijos. 2 horas en las que tenemos que sacar tiempo para jugar, hacer deberes si los hubiera, bañarlos, darles de cenar y acostarlos tras leerles un cuento. Y con una sonrisa y un ánimo que muchos días tras varias reuniones, marrones varios, atascos y mil cosas más, a veces es prácticamente imposible de sacar.

A las dos nos entró una angustia brutal y tuvimos que autoconvencernos la una a la otra de lo bien que lo hacemos cada día por darles lo mejor de nosotros el poco tiempo que estamos con ellos, por ese tiempo de calidad que no cantidad que les dedicamos etc etc . Y estoy segura de que ella se fue a casa igual que me fui yo, pensando que el sistema no está bien montado para ser madre hoy en día y que por mucho que intentes conciliar trabajo y familia, al final siempre tienes esa “extraña” sensación de que no llegas a todo.

¿Cómo estáis llevando vosotros la vuelta al cole? ¿Y al trabajo todo el día? ¿cuánto tiempo sacáis para vuestros hijos cada día?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 ComentariosEnviado por: Carmen Blog
septiembre 8, 2010

La niñera, su primer día con Ana y Carlos

Hola, os escribo unas líneas breves para contaros que ayer fue el primer día de Halina, nuestra niñera, en casa con los dos enanos.

nina-enfadadaFue un auténtico desastre. Ana se portó fatal, estuvo maleducada, arisca, impertinente… vamos, de torta (hablando, se entiende). Y de Carlos, ni os cuento. No quería merendar, tiraba la cuchara al suelo, escupía todo lo que yo le daba, estuvo enfurruñado toda la tarde, rabioso con todo, no consentía que le cogiera nadie más que yo, se hizo dos veces caca cuando él suele hacerla por la mañana….

Sé que fue el primer día y que los niños son muy sensibles a cualquier cambio. Pero os juro que fue uno de las peores tardes que hemos pasado con ellos. Yo sonreía todo el rato y su padre decía tranquilo “Halina, normalmente no son así”.

Cuando bajamos al parque, Carlos corría como siempre pero cogiendo todos los juguetes de los demás sin hacer caso alguno a los suyos. Ana por su parte, salía del recinto como las locas y no me obedeció ni una sola vez….

Llevo todo el día rezando para que Halina vuelva hoy, después de lo de ayer no me extrañaría que no quisiera venir.

¿Cómo fueron vuestros primeros días con la niñera? ¿Cómo lograstéis que los niños se adaptaran a una persona nueva en su vida?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 ComentariosEnviado por: Carmen Blog
septiembre 2, 2010

Claves para contratar a la niñera

Durante este verano me he visto sumergida en la difícil tarea de contratar una niñera que cuide de Carlos y Ana por las tardes. Como os he contado en el pasado, hasta ahora, era mi santa madre la que se ocupaba de ellos, pero por mudanzas varias, esa opción es inviable para el curso que empezará en breve.

El tema me tiene ciertamente preocupada porque dejar toda la tarde a tus hijos con una desconocida, lógicamente impone y mucho. Menos mal que Ana habla por los codos y si hay algún “problema” (Dios no lo quiera) espero que lo cuente según nos vea entrar a su padre o a mí por la puerta de casa. Que alguien pueda hacer daño a mis hijos es lo que más miedo me da del mundo, por no hablar de paranoias varias que de vez en cuando me da por pensar como que desaparezcan o cosas peores… no sigo, que me entra la ansiedad.

nineraLa primera persona en la que pensamos para esta difícil y responsable tarea que es cuidar de unos niños pequeños fue nuestra asistenta. Natalia es ucraniana y lleva poniendo nuestra casa en orden desde hace 5 años, lo que se traduce en un “de total confianza, conoce a los niños desde que nacieron y ellos la adoran”, pero nuestro gozo en un pozo cuando ella rechaza nuestra oferta porque dice que limpiando varias casas por la tarde, gana más dinero.

Os puedo asegurar que nuestra oferta no está nada mal. Hemos hecho los cálculos sobre lo que pagan nuestros amigos, vecinos, conocidos a sus niñeras todo el día, por horas, por tipo de cosas que hacen y os aseguro que estamos por encima de la media con creces. Preferíamos pagar más pero tener la seguridad de que estaban con Natalia….

La siguiente candidata fue la asistenta de mi madre y abuela, Olga, que también es ucraniana y muy muy muy de fiar al llevar años con ellas. Pero tampoco hubo suerte. Empezamos a plantearnos que nuestra oferta no era tan buena ¡pero si les damos por supuesto una paga extra y un mes de vacaciones! Cosas que limpiando casas no tienen y tienen que ir de aquí para allá dándose unas palizas de muerte…

El caso es que ellas al conocernos de mucho tiempo y lógicamente tener (imagino) cariño a nuestros niños, han sido las primeras en enviarnos dos amigas suyas, por las que ponen la mano en el fuego. La amiga de Natalia es muy joven, tiene 23 años, no tiene hijos pero afirma haber trabajado en un colegio en su Ucrania natal, habla perfectamente español pero de la casa se ocupa más bien poco. La amiga de Olga es más mayor, bastante más madura, no habla casi español aunque parece que nos entiende perfectamente y está acostumbrada también a hacer la casa.

Las dos candidatas nos gustan, pero mi marido prefiere a la más mayor, dice que se fía más de una mujer con más años, no tendrá novios que la “despisten” y que simplemente le da mejor impresión. A mí me parecen bien las dos ya que ni Olga ni Natalia se la van a jugar mandándonos un par de tarambanas cuando limpian las casas de media familia y nos conocen desde hace años….

Así que finalmente Halina, que así se llama la amiga de Olga empieza la próxima semana a cuidar de Carlos y Ana por las tardes. Durante septiembre yo estaré con ellos porque todavía tengo horario de verano y podré enseñarle todas las cosas, hacer la ruta de la guardería y el colegio, cómo está organizada la casa y demás.

De momento ha estado viniendo un día a la semana a planchar, limpiar, etc y así los niños se van familiarizando con ella.

Y vosotros, si tenéis niñeras, ¿qué cualidades son las que más valoráis en ella?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 ComentariosEnviado por: Carmen Blog
agosto 26, 2010

Canciones para niños

Son muchas las canciones que ahora me vienen a la cabeza si me pongo a recordar las de mi infancia.

parchisParchís, Enrique y Ana, los payasos de la tele… son artistas que los de mi generación conocemos de sobra y estoy convencida de que todos nos sabemos más de un estribillo de alguna de sus canciones: “cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te desean tu s amigos de Parchís…”, “Comando G, Comando G, siempre alerta está…”, “Coco ua ua Coco ua ua…”, “Amigo félix, cuando vayas al cielo…”, ” Hola don Pepito, hola don José, ¿pasó usted por mi casa?..” y así podría seguir enumerando unas cuantas.

Sin embargo, este verano me he dado cuenta de que actualmente no existen como tales grupos infantiles que creen canciones propias o saquen discos destinados al público infantil. Pasamos del popular Cantajuego, que hacen versiones de temas populares y tradicionales y son para niños muy pequeños, a las estrellas de series norteamericanas dirigidas a los adolescentes, como Hannah Montana.

Así que ahora las canciones favoritas de los niños son, normalmente, los grandes éxitos que suenan en las emisoras de radio fórmula. Lo sé porque me quedo alucinada viendo cómo Ana se sabe y canta todas y cada una de las canciones que suenan por la radio (eso sí, en un inglés aprendido en una academia dirigida por Chiquito de la Calzada). Y no ha sido la única niña a la que he observado, si no que todos sus amigos y primos también lo hacen.

Os dejo el Top 5 de la lista de éxitos que más le gustan a Ana. Carlos, de momento, no tiene favoritas ¡le gustan todas! Él se “menea” al más puro estilo del chico del Pim Pam Pum toma lacasitos con todo lo que le pongan, incluido el sonido de la batidora o la lavadora.

Waka Waka (ella prefiere la versión en inglés) de Shakira
Meet Me Halfway, de Black Eyed Peas (esta canción la identifica por la de la chica guapa con pelo largo ¿?¿?¿?¿)
Fire with fire, de Scissor Sisters (identificada por ella como la canción de la pelirroja)
Pokerface, de Lady Gaga
Colgando en tus manos, de Carlos Baute con  Marta Sánchez

Y vuestros niños, ¿qué canciones escuchan o cuáles le gustan?

PD: he tenido que dejar de escuchar en presencia de los enanos una canción porque me he dado cuenta de que Ana también se la cantaba e incluía palabras muy malsonantes. Me quedé impresionada cuando la escuché un día canturrear cosas como “Pu…”, “Mierd….” y al explicarle que eso no se decía porque era algo muy feo bla bla bla me soltó “pero el chico del pelo largo que parece un Pirata, lo dice en su canción”. Así que ahora además de intentar dar ejemplo con lo que hago y digo, también lo tendré que hacer con lo que escucho. Ufff

El chico era Melendi y la canción  Como una vela.

ANOTACIÓN: tras leer esta entrada, me han recordado que Anita ha cantado y bailado Single Ladys, de Beyoncé hasta la saciedad…. ¿cómo me he podido olvidar?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 ComentariosEnviado por: Carmen Blog

Siguientes Posts Posts Anteriores