Archivo de febrero, 2011

febrero 21, 2011

¿Mi hija modelo? No, gracias

Últimamente pienso mucho en lo rápido que pasa el tiempo desde que soy madre y siento cierta nostalgia por esos momentos de la vida cuando tienes ventitantos y alguien te dice eso de “ya lo entenderás cuando seas madre” “o “Disfruta ahora que el tiempo pasa volando, ya lo entenderás”.

Totalmente de acuerdo. Ahora soy madre y me doy cuenta de lo equivocada que estaba en muchas de mis convicciones o creencias en el pasado y que hubiera defendido sin dudar.

Este rollo introductorio, que no tiene nada que ver con mi entrada de hoy, lo escribo tras echarle un vistazo al número de marzo de la revista Elle, revista que espero todos los meses con muchas ganas y felicito a mis compañeros por el gran trabajo que hacen, tanto en papel como en web.

Sin embargo, este número me ha dejado algo más pensativa de lo normal. Aunque no soy una gran adicta a la moda, sí me gusta repasar las tendencias y propuestas que nos hacen desde sus páginas.

Este mes incluye el Extra Fashion Book y aquí es donde mi estado de ánimo ha entrado un poco en barrena.

En este suplemento incluyen un reportaje sobre las nuevas estrellas de las pasarelas y las top models del momento no tienen más de 18 o 19 años!!! Y sí, vale, ha sido así siempre pero es que una de ellas, Daphne Groeneveld, sólo tiene 16 años.

A mí me van a perdonar los diseñadores, responsables de marca, organizadores de desfiles, revistas de moda… ¿cómo es posible que una cría de 16 años sea una de sus estrellas? No me entra en la cabeza.

Ana es bastante “monilla”. No es amor de madre, me lo dicen a menudo. Es muy rica y tiene una cara especial. Más de una vez y más de dos me han comentado si no me he planteado meterla en una agencia de niños modelos y yo, sinceramente, me quedo totalmente alucinada porque jamás se me ha pasado por la cabeza. Primero porque siendo objetivos la niña es “mona”, pero tampoco es un bellezón. Segundo y más importante, preferiría que la niña fuera abogada, médico, ingeniera, química, veterianaria, electricista, profesora… o cualquier cosa antes que modelo.

Lógicamente no voy a obligarla a estudiar o dedicarse a lo que yo considere oportuno, pero intentaré que elija con conocimiento de causa y que decida con cabeza. Por supuesto, la niña terminará haciendo lo que ella quiera y espero apoyarla en todo lo que ella decida ser, siempre y cuando sea algo legal, honrado y productivo, ¡¡¡¡ claro!!!!

Ser modelo me parece una profesión durísima, no porque conlleve un esfuerzo físico importante, no… lo siento pero no me creo que hacer sesiones interminables de fotos o caminar horas por una pasarela se compare al trabajo de un minero, un reponedor de Mercamadrid o estar semanas en un barco pesquero.

Me refiero a que debe ser durísimo estar sometido todo el día a unos cánones de belleza muy medidos, a un riguroso culto al cuerpo, siempre perfectos para lograr un contrato, por no hablar de que tienes que tener la cabeza muy bien amueblada para que no se te metan mil tonterías en la cabeza, caigas en depresiones, enfermedades graves relacionadas con trastornos alimenticios o relacionarte con personas que quizás no quieran lo mejor para ti y sí lo mejor para ellos.

Sé que hay modelos super preparadas, que estudian en sus ratos libres, que se ocupan de cultivar su mente además de su cuerpo y que tienen unas familias que las ayudan a mantener una normalidad en ese mundo tan especial, pero no nos engañemos, no creo que estar pendiente de no superar la talla 38 (en el mejor de los casos), no pesar más de 50 kilos y hacer sesiones de fotos, desfiles y acudir a eventos sea lo mejor para una chica de 16 años.

Me cuesta creer que puedan llevar lo que yo considero una vida normal, una vida de instituto, con sus amigas, con sus estudios, con sus alegrías y sus penas, pero no tras una máscara de maquillaje, pareciendo una mujer de 25 años cuando sólo eres una niña de 16 o 17.

No quiero que se malinterprenten mis palabras y expreso mi admiración y respeto a esa mujeres y hombres que se dedican al mundo de la moda y se ganan la vida siendo modelos, los que triunfan sé que han hecho un gran esfuerzo por estar ahí y son unos profesionales como la copa de un pino.

¿A qué os gustaría que se dedicaran vuestros hijos en un futuro? Si decidieran ser modelos, ¿os haría gracia?

PD: el dibujo es de Ana, que ahora le ha dado por dibujar sirenas y nos las regala a su padre y a mí para que las pongamos en nuestro cabecero o nos las llevemos a nuestros trabajos. Y sí, los de la foto de cabecera somos nosotros: Ana, Carlos y yo, que hay gente que me lo pregunta.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

7 Comentarios

febrero 9, 2011

Reunión el colegio

conciliacionEsta semana la profesora de Ana ha preparado una reunión para explicarnos cómo van aprendiendo nuestros hijos y ver de qué manera podemos colaborar en casa.

Ni mi marido ni yo hemos podido asistir. Yo tengo un trabajo en el que realmente no tengo problemas para “escaparme” a este tipo de cosas, pero es que esta semana ha sido prácticamente imposible.

Hasta la fecha no hemos faltado a ninguna y hemos hecho un verdadero esfuerzo por ir a todos y cada  uno de los actos que el colegio organizaba. Pero mientras los colegios tengan un horario tan diferente al de los trabajos de los padres y no exista una política real de conciliación, a lo largo de la vida escolar de mis hijos faltaré a alguna otra más, seguro.

Tengo un ligero cargo de conciencia, pero entiendo que no siempre podemos dejar nuestros trabajos cuando nos gustaría. Espero que el viernes, cuando vaya a por Ana al colegio, la profesora me resuma el contenido de esta reunión, aunque sea en mitad del patio. Confío en ello.

¿Debería sentirme peor por no haber asistido a una reunión en el colegio de mi hija? ¿Habéis faltado alguna vez a una reunión de este tipo? ¿Qué medidas propondríais a nuestros gobernantes para facilitar la conciliación laboral?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 Comentarios