diciembre 20, 2010

Cómo evitar que un niño se pierda

Como en casi todas las casas, llegadas las fiestas navideñas hay varias visitas obligadas al centro de la ciudad con los niños: Plaza Mayor a ver los puestos y los árboles, paseos para ver la decoración de las calles, Cortilandia….

Yo que no soy nada amiga de mezclar multitudes con niños, me agobio mucho cada vez que tengo que afrontar una de estas situaciones. Me da pánico que se me pierda un niño, es algo que nunca me ha pasado pero sólo de imaginármelo me entran los siete males y me puede llegar a faltar la respiración. Como no puedo evitar estas citas ni dejar de hacer la vida normal, llegado el momento me armo de valor y agarro a los niños bien fuerte de la mano e intento no perderlos de vista en ningún momento.

Todavía me acuerdo de una vez que me llevé a Ana de compras hace ya un par de años a un centro comercial y ella desapareció durante 15 segundos detrás del “burro” de ropa que yo estaba mirando. Os juro que fueron los segundos más largos de toda mi vida. El corazón se me paralizó y todo mi mundo se vio totalmente descolocado sólo de pensar que la niña no estaba.

¿Exagerada? Tal vez, por eso toda precaución me parece poca y si por mí fuera pondría un chip a mis hijos para saber dónde están en cada momento. La mayoría pensaréis que soy una loca paranoica que atenta contra su derecho a la intimidad o privacidad, pero no creo que saber dónde está tu hijo pequeño sea ir contra nada, lo contrario me parece “anti-natura”.

Así que cuando leí en un periódico la recomendación de la Policía Nacional sobre anotar en el brazo de tus hijos el número de móvil de sus padres o acompañantes adultos si vas con ellos a sitios donde haya mucha gente para localizarlos lo más rápido posible en caso de pérdida del menor, me pareció una buenísima idea.

Este verano, la Cruz Roja española tuvo una idea similar proporcionando en las playas pulseras donde se anotaba el número de móvil de los padres por si el niño se despistaba, llamar a los angustiados padres lo antes posible, reduciendo el sufrimiento de los niños enormemente.

Sin embargo, hay personas que se niegan a este tipo de medidas alegando que son un atropello a la intimidad del menor o que facilitan la labor a un secuestrador ¿¿¿??? Yo desde luego, no entiendo nada de esas opiniones.

¿Vosotros? ¿tenéis algún truco que os ayude a localizar a los niños si se pierden? ¿os ha pasado?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 Comentarios

  • 1. Joaquín  |  diciembre 20, 2010 at 16:57

    Mujer…. un poco exagerada sí eres no? pero es verdad que un niño se despista en una milesima de segundo

  • 2. katia  |  diciembre 20, 2010 at 22:04

    Totalmente igual de “exagerada” que tú Carmen, qué le vamos a hacer? será que los hemos parido…..tomo nota de tus consejos porque no cuesta nada hacerlo, no?

  • 3. Saritisima  |  diciembre 21, 2010 at 12:12

    Yo creo que toda precaucion es poca si te trta de un hijo, digan lo que digan yo les pondria el chip, grilletes o lo que fuera cuando vamos al centro

  • 4. Diana sanchez serrano  |  enero 11, 2011 at 17:06

    A mi me dieron una pista una vez en el pediatra, cuando mi hija era pequeña(iba en silla) y solo haciamos que perder badanas y zapatos.
    Me recomendaron poner con un esparadrapo el telefono dentro del zapatito. Afortunadamente, hay gente que siempre responde, entendiendo que a ellos un sólo zapato encontrado no les sirve de mucho, y a la madre de la criatura que lo ha perdido le soluciona la vida! Así pude completar mas de un par.

    Desde entonces, y cuando me acuerdo la verdad, rotulo un esparadrapo y lo coloco en el puente (la parte del zapato que no roza con el suelo). Eso si, hay que inculcar al niño, que si se extravia tiene que decir que lleva el telefono de sus papás en el zapato.
    Si a alguna madre os sirve…yo encantada, como agradeci que en su dia me lo dijeran a mi.

  • 5. Anab  |  febrero 8, 2011 at 22:56

    No puedo estar más de acuerdo y tb debo de ser una exagerada y sí, es una de las situaciones que más pánico me dan. Bien es cierto que tengo la suerte de que mi peque (3 años) es bastante bueno y él es el primero que no le gusta separarse, pero es inevitable cuando vamos de compras que se aburra y se ponga a jugar. El par de veces que me ha pasado que lo he perdido 10 segundos me pasa lo que a ti, se me hacen 10 horas y empiezo a gritar su nombre como una loca y me importa un bledo que me miren…

    Respecto a la solución… Bueno, lo del móvil ya me lo han comentado y es buena opción pero a mí siempre me preocupa… Si lo encuentra una buena persona da igual, ya se apañarán para llevarlo con alguien que luego pueda buscarte… Pero y si lo encuentra un ‘malo’… Ahí da igual hagas lo que hagas. Sí, tenemos que pensar en que hay más gente buena que mala, pero yo no puedo vivir con la idea de que lo coja algún indeseable….

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


+ 4 = siete

Subscríbete a los comentarios via RSS