Archivo de diciembre, 2010

diciembre 30, 2010

Adelantar el parto para cobrar los 2.500 euros

Como ya os he contado en algún post anterior, me rodean amigos que están a punto de ser padres. Salen de cuentas a principios de enero y ninguno cobrará los 2.500 euros de ayuda que hasta ahora el estado daba por tener un hijo.

Una de ellos, Inma, tiene su FPP (fecha probable de parto) el mismo día de Reyes y cuando el Gobierno anunció el fin de la ayuda estatal, la conversación no tardó en llegar. “Inma, ¿te has enterado?” “Sí, una lata” “¿Y qué vas a hacer?” “Aguantarme, no me perdonaría que algo saliera mal por precipitar las cosas”.

Yo en su situación imagino que me tiraría de los pelos, pero tampoco podría sugerir al ginecólogo que me adelantara el parto para cobrar la ayuda. Gracias a Dios nuestra situación económica familiar es estable y más o menos cómoda.

Sin embargo, me pongo en el lugar de muchas familias que no lo están pasando bien por la maldita crisis y me entran dudas, muchas: 2.500 euros es mucho dinero que ayudarían a pasar el bache un tiempo.

¿Vosotros qué hariaís? En tiempos prudenciales y siempre con la FPP a menos de 15 días, ¿pediríais al ginecólogo que os adelantara el parto para cobrar los 2.500 euros?

Si estás a punto de dar a luz, puedes probar con algunos trucos inofensivos que pueden ponerte de parto antes de lo previsto: hacer el amor, caminar… y muchos más en el reportaje que hemos preparado. Pulsa aquí para leerlo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

diciembre 20, 2010

Cómo evitar que un niño se pierda

Como en casi todas las casas, llegadas las fiestas navideñas hay varias visitas obligadas al centro de la ciudad con los niños: Plaza Mayor a ver los puestos y los árboles, paseos para ver la decoración de las calles, Cortilandia….

Yo que no soy nada amiga de mezclar multitudes con niños, me agobio mucho cada vez que tengo que afrontar una de estas situaciones. Me da pánico que se me pierda un niño, es algo que nunca me ha pasado pero sólo de imaginármelo me entran los siete males y me puede llegar a faltar la respiración. Como no puedo evitar estas citas ni dejar de hacer la vida normal, llegado el momento me armo de valor y agarro a los niños bien fuerte de la mano e intento no perderlos de vista en ningún momento.

Todavía me acuerdo de una vez que me llevé a Ana de compras hace ya un par de años a un centro comercial y ella desapareció durante 15 segundos detrás del “burro” de ropa que yo estaba mirando. Os juro que fueron los segundos más largos de toda mi vida. El corazón se me paralizó y todo mi mundo se vio totalmente descolocado sólo de pensar que la niña no estaba.

¿Exagerada? Tal vez, por eso toda precaución me parece poca y si por mí fuera pondría un chip a mis hijos para saber dónde están en cada momento. La mayoría pensaréis que soy una loca paranoica que atenta contra su derecho a la intimidad o privacidad, pero no creo que saber dónde está tu hijo pequeño sea ir contra nada, lo contrario me parece “anti-natura”.

Así que cuando leí en un periódico la recomendación de la Policía Nacional sobre anotar en el brazo de tus hijos el número de móvil de sus padres o acompañantes adultos si vas con ellos a sitios donde haya mucha gente para localizarlos lo más rápido posible en caso de pérdida del menor, me pareció una buenísima idea.

Este verano, la Cruz Roja española tuvo una idea similar proporcionando en las playas pulseras donde se anotaba el número de móvil de los padres por si el niño se despistaba, llamar a los angustiados padres lo antes posible, reduciendo el sufrimiento de los niños enormemente.

Sin embargo, hay personas que se niegan a este tipo de medidas alegando que son un atropello a la intimidad del menor o que facilitan la labor a un secuestrador ¿¿¿??? Yo desde luego, no entiendo nada de esas opiniones.

¿Vosotros? ¿tenéis algún truco que os ayude a localizar a los niños si se pierden? ¿os ha pasado?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 Comentarios

diciembre 8, 2010

La carta a los Reyes Magos

Ya tenemos aquí las Navidades y  estamos en la intensa labor de investigación sobre lo que se va a pedir Ana a los Reyes Magos.

arbol-navidadNo sé vuestros hijos, pero mi pequeña saltamontes nos lo está poniendo muy difícil: o se pide todos los juguetes que anuncian en la televisión y ve en los catálogos o no suelta ni Pamplona sobre sus deseos.

Cuando era más pequeña era relativamente fácil acertar, pero ahora que ya tiene 4 añazos, la enana tiene claras  sus preferencias y gustos muy definidos, aunque ahora juegue al despiste.

Este año tenemos más o menos claro que hay que renovar su vestido de Princesa (zapatos y complementos a juego, claro está) y ese objetivo ya está conseguido. En las tiendas Disney tienen de todo en este campo y me sentí como un hada madrina eligiendo su vestido. Este año me hubiera gustado escoger el de Maléfica, sí, habéis leído bien, a ella le encanta…. pero como no hay disfraces de mala en Disney, tuvimos que conformarnos con el de la Bella Durmiente.

Otra de las cosas que más repite es que quiere un ordenador, pero sin ratón, “como los vuestros” (tanto su padre como yo tenemos un portátil en casa) así que es posible que le echemos un vistazo a los que hay adecuados para su edad. Teniendo en cuenta cómo maneja mi iphone o cómo domina la Nintendo DS de su padre, el ordenador no será ningún reto para ella.

Y luego nos ha pedido algo que según ella es un maletín con un muñeco que cuando lo aprietas le salen granos, trenzas de colores y mocos… os juro que andamos de lo más perdidos. No tenemos ni la más remota idea de a qué juguete se refiere y mira que nos tragamos todos y cada uno de los anuncios de la tele y hemos repasado al detalle los catálogos que caen en nuestras manos. Si vosotros sabéis a qué se refiere os agradeceré infinitamente vuestra ayuda.

Con Carlos de momento es muy fácil: él es feliz con balones, coches, trenes, figuritas de animales y tacos o construcciones para su edad.

Además de estas cosas, siempre suelen caer libros, pinturas, plastelinas… que les gustan mucho y detallitos de última hora que no puede resistirme a llevar a casa cuando estoy mirando regalos para el resto de la familia.

Es terrible porque no quiero que mis hijos se acostumbren a tener millones de cosas cada año y quiero que valoren la enorme suerte que tienen, pero ¿dónde está el límite? ¿Cómo hacerles valorar los juguetes o regalos que otros niños no tendrán jamás? ¿Cómo evitar malcriarlos? ¿Cómo explicar a tíos y abuelos que no se pasen? ¡Qué tarea tan complicada!

Y vuestros hijos ¿qué han pedido a los Reyes Magos este año? Si no lo tenéis claro, echadle un vistazo al Especial Juguetes de nuestra revista ¡están los más indicados para cada edad!

PD: os dejo una foto de nuestro árbol de Navidad. Lo hemos puesto ya  y Carlos está alucinado. En cuanto nos descuidamos ha quitado todos los adornos que están a su alcance y los ha desperdigado por el salón 😉

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios