Archivo de noviembre, 2010

noviembre 29, 2010

Cosas útiles cuando tienes un hijo

marcilla-monodosisHace unos días estuve en la presentación de un nuevo producto de Marcilla. Son monodosis listas para colocar en una cafetera italiana y os aseguro que son un gran invento, sobre todo para los torpes que siempre se nos cae un poco al prepararlo (¡lo que se desparraman los polvitos esos madre!). Es muy limpio y cuando vas a lavar la cafetera sólo tienes que sacar la monodosis y tirarla a la basura, sin que los posos del café ensucien nada. Además, el café sale más concentrado y huele de maravilla.

Es probable que os estéis preguntado por qué os cuento esto y es que de cosas prácticas va el tema…. 

A mi alrededor tengo a varias embarazadas o futuros padres primerizos que están a punto de vivir en primera persona el incomparable milagro que es tener un hijo (Paula, Elvis, Carlos, Inma, Ricardo va por vosotros).

Están inmersos en plena vorágine de compras para que todo esté a punto cuando sus bebés lleguen, yo trabajo en Crecer Feliz y soy madre de dos enanos, así que adivinad de qué hablamos últimamente o mejor dicho, para que me llaman constantemente… “Oye Carmen, ¿tú qué carrito te comprarías ahora?” “Carmen, ¿qué pañales has usado tú? ¿Cuáles le compro al enano?” “Carmen, ¿merece la pena la bañera-cambiador o me compro una bañerita para meter dentro de la nuestra y listo?”  “Carmen, ¿sirve para algo el calientabiberones? Me lo quieren regalar y no sé si es un trasto…”, “Carmen, tú no tenías parque ¿no? ¿Lo compro o no vale la pena?”

Así que a todos les suelto el mismo rollo. Cada padre y madre son un mundo y lo que a unos nos resulta muy práctico, a otros les parece un estorbo en su casa. Sin embargo, hay productos o cosas que en mi caso me han solucionado la vida o me han ayudado mucho en mi día a día como madre.

Obviamente no nombro ni los pañales desechables ni las toallitas húmedas porque doy por hecho que nuestra generación no ha conocido otra cosa y nos parece impensable llevar unos trozos de tela blanca dentro del bolsón e ir a lavarlos al cuarto de baño de turno cuando el bébé se haga caca (¿Cómo lo harían nuestras madres? De pensarlo me entran escalofríos… todo el día guardando un pañal empapado con restos de caquita… por muy de nuestro hijo que sea).

A mí me han resultado realmente prácticos los siguiente productos. Me dejo muchos, seguro, pero ya me acordaré, ya:hamaquita

– Hamaquita: con ella llevaba por toda la casa al bebé y me veía constantemente. Mis hijos no han sido especialmente dormilones, por lo que constantemente reclamaban mi atención y no lograba hacer nada de nada. Así que desde que los puse en la hamaca lograba hacer otras cosas en casa como ducharme (sí. ducharme, porque metía la hamaca en el cuarto de baño y el enano de turno se quedaba encantado mirando o escuchándome en lugar de ponerse  llorar en su cunita), hacer la comida (no quiero carcajadas por parte de los que me conocen) o simplemente leer un libro o recoger algo la casa mientras ellos descubrían el mundo mientras se balanceaban en la bendita hamaca en lugar de estar “encerrados” en una mini cuna.

– Las pastillas esterilizadoras: lo más práctico del mundo. Llenabas un recipiente de plástico con agua del grifo, le ponías la pastilla y metías los biberones, chupetes o cualquier objeto que necesitaras esterilizar y listo. Nada de rollos de hervir o aparatos que ocupan un montón en la cocina.

– La Pasta Lassar: la mejor crema para el culo del mundo. Por lo menos para mis hijos, es mano de santo. Es verdad que a diario uso otras muchas que son buenísimas como Eryplast de Lutsine o la crema pañal de Caléndula de Weleda, pero por las noches o cuando se les irrita un poco el culete, lo mejor es poner Pasta Lassar, además es baratísima (me la descubrió mi prima Isabel, madre de dos churumbeles y enfermera de pediatría en un gran hospital.. así que ella sí que sabe de estas cosas).

– El sacamocos de aspirar por el final de un tubo de plástico, no el de pera, que no sirve para nada. Es increíble el rechazo que produce este artilugio  la primera vez que lo ves “¿Esto qué es? ¿Un sacamocos o un aparato de tortura propio de la inquisición?” Pero con el tiempo, le verás hasta la gracia, sobre todo, cuando tu bebé tenga la naricita llena de mocos, no respire bien y por tanto no pueda dormir o comer….y de verdad, es superfácil de usar ¡lo he logrado hacer hasta yo! 

– El saco de dormir.  Hasta que no los conoces, te pasas la noche en vela y comprobando si el bebé se ha destapado. Una vez descubierto este invento, tu sueño nocturno comienza a ser muuuucho más placentero ya que con él, tu hijo duerme tapado sí o sí.  Gracias Mamen por recordármelo.

– La hamaquita para la bañera. El momento del baño durante las primeras semanas de vida de Ana fueron una tortura. La enana no paraba de chillar cada vez que la introducíamos en la bañera. Si al estrés que nos causaba este hecho, añadíamos la torpeza propia de los primerizos, el aseo de nuestra primera hija era un suplicio diario. Pero un buen día alguien nos habló de esta hamaca en la que tumbas al bebé en ella y  se introduce en la bañerita (sólo aptas para las de base firme). Fue mano de santo, la niña dejó de llorar, nosotros la bañábamos con mucha más seguridad y por fin logramos disfrutar de ese momento. Katia ¡con lo que hemos hablado de esto y se me había pasado nombrarlo).

– El DVD portátil. Cuando los bebés dejan de ser tan bebés, empiezan a no aguantar mucho en el coche. Os aseguro que les pones una peli y hacen los viajes de mucho mejor humor y la tranquilidad reina en el interior del vehículo.

Y vosotros ¿qué aparato o producto os ha solucionado la vida?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

9 Comentarios

noviembre 11, 2010

Las películas favoritas de los niños

Yo siempre fui partidaria y defensora de que los niños no deberían ver la tele, que es una caja tonta, que debían entretenerse leyendo o mirando cuentos, pintando, jugando con los muñecos…. pero eso era cuando no era madre 😉 Intentaré explicarme para que no se me echen los tigres encima…

Ver la tele en exceso no me parece ni bueno ni saludable para un niño y tampoco para un adulto. Sin embargo, en su justa medida, puede resultar interesante, práctica y por qué no, educadora.

Hay un montón de películas y series de dibujos animados que todos recordaremos siempre con cariño y que digan lo que digan no nos han causado ningún trauma, aunque la madre del protagonista se muriera en un incendio en el bosque, la mala encerrara en la torre del palacio a su hijastra para que no se probara un zapatito de cristal o el niño de turno se criara entre lobos y tuviera como mejores amigos a un oso y una pantera.

Son películas que han sobrevivido al paso de los años y siguen teniendo muchísimo tirón entre los niños de hoy en día.

El otro día os contaba cómo Carlos, con sus 19 meses y nacido en un mundo lleno de tecnologías, se queda embobado viendo Los Aristogatos (1970) o El Libro de la Selva (1967). A Ana, con sus 4 añazos, La Cenicienta (1950) o La Bella Durmiente (1959) le parecen lo más, aunque sus protagonistas sufran los ataques de una madrastra o bruja malísima.

Por supuesto que prefiero que mis hijos se entretengan viendo cuentos, pintando, jugando y cantando (en casa somos muy de bailar y montar el numerito en cuanto suena música), pero eso no quita para que demonice a la televisión y prohíba a mis hijos disfrutar de las mismas pelis que yo vi de niña, películas que tienen más de 40 años en su gran mayoría.

Necesitaría un post aparte para hablar de series como Heidi, Marco o Candy Candy, que esas sí que nos crearon más de un trauma y un mar de lágrimas, aunque otras muchas las recuerdo con gusto (David el gnomo, Willy Fog, Los Pitufos…)

Aunque las cadenas de televisión generalistas apestan con su programación actual en la que no dedican ni un minuto a los niños, han surgido otros canales con la llegada de la TDT como Clan Tv o Disney Channel con los que puedes dejar un rato a tus hijos sin riesgo de que aparezcan en pantalla los muertos de alguna guerra, las reinas de corazones escupiéndose unas a otras o “realities” imposibles de entender.

Y vosotros ¿dejáis que vuestros hijos vean la tele de vez en cuando? ¿qué películas son sus favoritas?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

noviembre 5, 2010

El i-phone y los niños

Desde hace varias semanas tengo un i-phone, sobra decir que estoy embobada con él y que casi ni duermo 😉 es broma, aunque mi marido empieza  a decirme que quiero más al “telefonito” que a él.

Son muchas las características que hacen que el “aparatito” nos guste y nos enganche, pero no voy a enumerarlas en un blog como este, que no me parece ni el lugar ni el momento.

iphone4Prefiero emplear el poco tiempo que puedo dedicar hoy a mi blog (perdón por el abandono de las últimas semanas, pero es que estoy hasta arriba en el trabajo) en hablaros de cómo consigue el i-phone tener a mis hijos entretenidos un ratito, quietos y sin hacer ruido.

Esto es algo maravilloso, sobre todo cuando tienes que estar esperando en una consulta médica o en algún sitio que requiera paz y que tus hijos no armen mucho follón.

A Ana, como sabréis, le encanta la música y bailar, así que nada mejor que colocarle unos vídeos musicales de sus artistas favoritas (Shakira, Beyoncé, Marta Sánchez…) en Youtube y ella tan contenta. A Carlos le va más ver fragmentos de  Los Aristogatos, que es su película favorita, pero con lo que más alucina es poder verse en las fotos o usar el Facetime con alguno de sus tíos. Para los que no tengáis i-phone 4, os diré que es un sistema de llamada con imagen del interlocutor.

Me han comentado que también me puedo instalar el Skype y por tanto hablar gratis con el móvil, pero todavía no lo he probado…. si es así, promete, ya que tengo a un hermano haciendo un Erasmus en Holanda y los niños se pasan el día pidiendo que encendamos el portátil para hablar y ver a su tío.

bob-esponjaComo los de Apple y los que se dedican a desarrollar programitas para los i-phone, i-pod o i-pad no son tontos, saben que con los niños tienen un filón. Así que en su App Store, la tienda donde adquieres las aplicaciones para tus cacharros de la marca Apple hay un sinfín de juegos, vídeos y herramientas para entretener a tus hijos.

Podéis echar un vistazo si pulsáis aquí.

Os recomiendo que os bajéis cualquiera de Bob Esponja , la de Clan Tv de RTVE o la de Disney. ¡Se salen y a tus hijos les encantará!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios