octubre 21, 2010

Un día ¿perfecto?

Como cada mañana, nuestra casa se convierte en una maratón de duchas, despertar de niños, ponerlos en marcha, desayunos, etc. Normalmente, es mi marido el que deja a Ana y Carlos en su cole y guardería respectivos. Así que yo, salgo pitando en cuanto están más o menos vestidos, lavados y desayunados  para no pillar mucho atasco y llegar puntual a mi trabajo.

Antes de irme compruebo que todo está ok y que llevan lo necesario en su mochila. Normalmente todo va bien y comienzas un día más de trabajo, prisas, reuniones, un no parar de mirar el reloj, etc para luego ingeniártelas para sacar tiempo para hacer deberes, o un dibujo o lo que sea con tus hijos al final del día

Sin embargo, esta mañana, justo cuando me disponía a salir de casa, vestida, bolso y llaves de coche en mano, he ido a darle un achuchón a Carlos y he observado que se nos había olvidado darle crema en la cara. Con todos los bártulos y niño en mis brazos, he corrido por el pasillo hasta llegar a su baño, he buscado la crema, la he abierto, se la he dado y he soltado al niño en brazos de su padre mientras yo volvía a la casilla de salida.

Hasta aquí todo iba bien, pero cuando he llegado al trabajo, me he sentado en mi sitio y he encendido el ordenador, algo ha distraído mi atención y era ni más ni menos que un pegotón de crema Nivea que llevaba sobre mi jersey gris!!!! Horror ¿cómo ha llegado esto aquí?

Imagino que Carlos ha metido su mano en el bote y mientras yo le untaba la pasta blanca por la cara, él ha debido considerar oportuno hacerlo por mi jersey.

En ese momento ha venido a mi mente la escena de la película Un día perfecto en el que una maravillosa Michelle Pfeiffer, madre separada, saca adelante un día que se va torciendo por momentos, incluido chorretón de ketchup en la blusa justo antes de una reunión muy importante para su carrera.

 .

Con este rollo que acabo de soltar sólo pretendo dejar constancia de mi admiración por todos esos padres y madres separados o solteros que sacan adelante su vida y la de sus hijos con un éxito total  y absoluto y lo hacen solos. Si a los que estamos emparejados ya nos cuesta un mundo organizarnos para  llegar a todo y a todos, no puedo ni imaginar lo que debe ser organizarse uno solo.

Enhorabuena y si os encontráis a un Clooney o una Pfeiffer ¡No lo déjéis escapar! 😉

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 Comentarios

  • 1. Raquel  |  octubre 22, 2010 at 8:53

    Carmen, me encanta leerte, es verdad que las mañanas de lasmadres y padres son un no parar… casi estoy mas relajada en mi mesa del trabajo

  • 2. Isabel  |  octubre 22, 2010 at 11:15

    NO te creas Carmen, yo soy madre separada hace casi dos años y ni llego ni me encuentro a gerge clooney en la puerta del cole. A veces creo que solos es casi imposible.

  • 3. Mamen  |  octubre 25, 2010 at 13:44

    Bueno, Carmen, por lo menos era crema Nivea… mis condecoraciones habituales son pota, mocos, una mezcla de los dos…
    Besos!!!!

  • 4. Carmen  |  octubre 26, 2010 at 8:36

    jajajaja Mamen, te aseguro que los mocos, las potas, babas y demás no los nombro porque los considero complemento fijo en mis looks diarios 😉

    Raquel, Isabel, gracias por vuestros comentarios!!!

    Isabel, seguro que lo haces de maravilla.

    Un beso a todas

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


1 + = dos

Subscríbete a los comentarios via RSS