Archivo de septiembre, 2010

septiembre 22, 2010

Uniforme en los colegios

Hace unos días leí un artículo en un diario nacional sobre el negocio que hacen algunos colegios concertados con los uniformes de sus alumnos. Aunque no es lo normal, el sablazo que les pegan a los padres es considerable. Esta noticia me hizo pensar sobre los disgustos que nos ahorraríamos en casa cada mañana si Ana no tuviera otra opción que el uniforme.

Mi enana va a uno de los pocos colegios concertados de Madrid en el que los alumnos no llevan uniforme ¡ni el mismo baby tienen que llevar! Esto nos ocasiona muchos problemas porque por más que digamos que se tiene que poner lo que le decimos su padre o su madre, ella intenta cambiar el modelito siempre que puede, lo que origina retrasos, lloros y enfados a primera hora del día.

Yo siempre he estado a favor del uniforme ya que considero que supone un ahorro económico para los padres, hace que los niños no sufran diferencias con los “marquismos” de turno, los niños no van unos de punta en blanco presumiendo de ropa y otros con el chandal todo el día, y encima, te ahorras el “Esto no me gusta” “Esto me pica” “Esto me aprieta” que sufrimos muchos padres cada mañana.

uniformeSin embargo, y aunque en mi círculo más cercano (amigos, primos, compañeros de trabajo) la mayoría están a favor de esta prenda, sí me encuentro con personas que opinan que el uniforme no es bueno para los niños.

Entre las razones que alegan están que es sexista al diferenciar entre falda para las niñas y pantalón para los niños, que no respeta los gustos de los niños y anula parte de su personalidad, que no tiene por qué ser más económico si le compras 3 chandals de oferta en una gran superficie y tiras con ellos todo el año, y que es más propio de colegios ¿”Pijos”? y no de gente “¿normal?”.

A mí no me parecen razones muy de peso, porque si Ana tuviera que reafirmar su personalidad cada mañana lo haría en forma de zapatitos de tacón de Cenicienta, tutú fucsia de Barbie y encima algún cinturón de lentejuelas más calcetines  a rayas subidos hasta la rodilla…. y  así no se puede ir al colegio por mucho que yo quiera respetar los gustos de mi hija.

Lo del sexismo se podría remediar si los colegios aceptaran que las niñas también pueden llevar pantalón, sobre todo en invierno, si así lo desean . Y sobre si es pijo o no el uniforme, me parece, con todos mis respetos, una chorrada de las más grandes que he escuchado en mucho tiempo. En varios países europeos como Gran Bretaña el uniforme es obligatorio en todos los colegios públicos, así que de “pijo” poco.

Y vosotros ¿preferís uniforme o ropa de calle para que vuestros hijos vayan al colegio?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 Comentarios

septiembre 16, 2010

El tiempo que pasas con tus hijos

Son muchos los temas de conversación que pueden tener las madres en el parque mientras pasan la tarde con sus hijos. Pero estos días, la pregunta que más hemos hecho, escuchado y respondido ha sido “¿Qué tal ha ido la vuelta al cole?”.

Por unos motivos o por otros, todos los padres  andábamos preocupados por cómo afrontarían nuestros hijos los primeros días en el colegio o en la guardería tras el largo verano.

Pero además, ya no es sólo su vuelta a los madrugones y  las clases lo que a todas nos preocupa. Durante el periodo estival muchas disfrutamos de jornada continua lo que nos permite pasar toda la tarde con nuestros pequeños. Pero pasado el verano,  nosotras también volvemos a la rutina de estar todo el día trabajando y llegar a casa con el tiempo justo para disfrutar un par de horas como mucho de nuestros pequeños.

conciliar-trabajo-familiaAyer lo analizaba con otra mamá con la de que comparto guardería, colegio y parque y es que al final nuestros hijos con quién menos tiempo pasan es con nosotros, sus padres. Pasan unas 7 horas en el colegio, les recoge la abuela o niñera de turno con la que están otras 3 horas y finalmente,  a eso de las 19:00 horas, en el mejor de los casos, llegamos los padres. Eso nos deja un par de horas como mucho para estar con nuestros hijos. 2 horas en las que tenemos que sacar tiempo para jugar, hacer deberes si los hubiera, bañarlos, darles de cenar y acostarlos tras leerles un cuento. Y con una sonrisa y un ánimo que muchos días tras varias reuniones, marrones varios, atascos y mil cosas más, a veces es prácticamente imposible de sacar.

A las dos nos entró una angustia brutal y tuvimos que autoconvencernos la una a la otra de lo bien que lo hacemos cada día por darles lo mejor de nosotros el poco tiempo que estamos con ellos, por ese tiempo de calidad que no cantidad que les dedicamos etc etc . Y estoy segura de que ella se fue a casa igual que me fui yo, pensando que el sistema no está bien montado para ser madre hoy en día y que por mucho que intentes conciliar trabajo y familia, al final siempre tienes esa “extraña” sensación de que no llegas a todo.

¿Cómo estáis llevando vosotros la vuelta al cole? ¿Y al trabajo todo el día? ¿cuánto tiempo sacáis para vuestros hijos cada día?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

septiembre 8, 2010

La niñera, su primer día con Ana y Carlos

Hola, os escribo unas líneas breves para contaros que ayer fue el primer día de Halina, nuestra niñera, en casa con los dos enanos.

nina-enfadadaFue un auténtico desastre. Ana se portó fatal, estuvo maleducada, arisca, impertinente… vamos, de torta (hablando, se entiende). Y de Carlos, ni os cuento. No quería merendar, tiraba la cuchara al suelo, escupía todo lo que yo le daba, estuvo enfurruñado toda la tarde, rabioso con todo, no consentía que le cogiera nadie más que yo, se hizo dos veces caca cuando él suele hacerla por la mañana….

Sé que fue el primer día y que los niños son muy sensibles a cualquier cambio. Pero os juro que fue uno de las peores tardes que hemos pasado con ellos. Yo sonreía todo el rato y su padre decía tranquilo “Halina, normalmente no son así”.

Cuando bajamos al parque, Carlos corría como siempre pero cogiendo todos los juguetes de los demás sin hacer caso alguno a los suyos. Ana por su parte, salía del recinto como las locas y no me obedeció ni una sola vez….

Llevo todo el día rezando para que Halina vuelva hoy, después de lo de ayer no me extrañaría que no quisiera venir.

¿Cómo fueron vuestros primeros días con la niñera? ¿Cómo lograstéis que los niños se adaptaran a una persona nueva en su vida?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

septiembre 2, 2010

Claves para contratar a la niñera

Durante este verano me he visto sumergida en la difícil tarea de contratar una niñera que cuide de Carlos y Ana por las tardes. Como os he contado en el pasado, hasta ahora, era mi santa madre la que se ocupaba de ellos, pero por mudanzas varias, esa opción es inviable para el curso que empezará en breve.

El tema me tiene ciertamente preocupada porque dejar toda la tarde a tus hijos con una desconocida, lógicamente impone y mucho. Menos mal que Ana habla por los codos y si hay algún “problema” (Dios no lo quiera) espero que lo cuente según nos vea entrar a su padre o a mí por la puerta de casa. Que alguien pueda hacer daño a mis hijos es lo que más miedo me da del mundo, por no hablar de paranoias varias que de vez en cuando me da por pensar como que desaparezcan o cosas peores… no sigo, que me entra la ansiedad.

nineraLa primera persona en la que pensamos para esta difícil y responsable tarea que es cuidar de unos niños pequeños fue nuestra asistenta. Natalia es ucraniana y lleva poniendo nuestra casa en orden desde hace 5 años, lo que se traduce en un “de total confianza, conoce a los niños desde que nacieron y ellos la adoran”, pero nuestro gozo en un pozo cuando ella rechaza nuestra oferta porque dice que limpiando varias casas por la tarde, gana más dinero.

Os puedo asegurar que nuestra oferta no está nada mal. Hemos hecho los cálculos sobre lo que pagan nuestros amigos, vecinos, conocidos a sus niñeras todo el día, por horas, por tipo de cosas que hacen y os aseguro que estamos por encima de la media con creces. Preferíamos pagar más pero tener la seguridad de que estaban con Natalia….

La siguiente candidata fue la asistenta de mi madre y abuela, Olga, que también es ucraniana y muy muy muy de fiar al llevar años con ellas. Pero tampoco hubo suerte. Empezamos a plantearnos que nuestra oferta no era tan buena ¡pero si les damos por supuesto una paga extra y un mes de vacaciones! Cosas que limpiando casas no tienen y tienen que ir de aquí para allá dándose unas palizas de muerte…

El caso es que ellas al conocernos de mucho tiempo y lógicamente tener (imagino) cariño a nuestros niños, han sido las primeras en enviarnos dos amigas suyas, por las que ponen la mano en el fuego. La amiga de Natalia es muy joven, tiene 23 años, no tiene hijos pero afirma haber trabajado en un colegio en su Ucrania natal, habla perfectamente español pero de la casa se ocupa más bien poco. La amiga de Olga es más mayor, bastante más madura, no habla casi español aunque parece que nos entiende perfectamente y está acostumbrada también a hacer la casa.

Las dos candidatas nos gustan, pero mi marido prefiere a la más mayor, dice que se fía más de una mujer con más años, no tendrá novios que la “despisten” y que simplemente le da mejor impresión. A mí me parecen bien las dos ya que ni Olga ni Natalia se la van a jugar mandándonos un par de tarambanas cuando limpian las casas de media familia y nos conocen desde hace años….

Así que finalmente Halina, que así se llama la amiga de Olga empieza la próxima semana a cuidar de Carlos y Ana por las tardes. Durante septiembre yo estaré con ellos porque todavía tengo horario de verano y podré enseñarle todas las cosas, hacer la ruta de la guardería y el colegio, cómo está organizada la casa y demás.

De momento ha estado viniendo un día a la semana a planchar, limpiar, etc y así los niños se van familiarizando con ella.

Y vosotros, si tenéis niñeras, ¿qué cualidades son las que más valoráis en ella?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios