enero 15, 2010

Errores que cometo

He repetido hasta la saciedad que no hay un embarazo igual y que cada niño es un mundo. En mi caso, es totalmente así. Mis dos hijos no pueden ser más diferentes, o al menos, esa impresión tenemos el padre de las criaturas y yo.

Y por tanto, en su educación, trato o como queráis llamarlo, lo estamos haciendo también muy diferente.

Con Carlos estamos cometiendo todo lo que en los libros y revistas ponen que no hay que hacer con el niño. Me explico. No es que seamos unos irresponsables y no cuidemos de nuestro hijo. No. Pero sí estamos en cierta medida ¿malcriándolo? No sabemos si es porque el niño es más movido que su hermana o porque nos ha pillado más mayores (sólo 3 años, pero cada día cuenta 😉  ) o que ahora estamos más torpes o lentos. No sabemos, el caso es que el niño hace de nosotros lo que quiere.

Os cuento algún ejemplo para que me entendáis. No sé en qué punto de su breve pero intensa vida le acostumbramos a dormirle en la hamaquita mientras yo, su agotada madre, le daba una mano e intentaba cenar con la otra. Al ser el segundo hijo, el poco rato que me quedaba para descansar al finalizar el día y tras acostar a Ana en su cama , no me apetecía mucho estar levántandome mil veces del sofá a consolar a dos enanos. Como Carlos se quedaba ko en la hamaquita en dos segundos tras su toma de pecho o biberón, no nos preocupábamos de cambiarle a su cuarto hasta que no s íbamos a la cama.

Ahora que Carlos ya tiene casi 10 meses, me he dado cuenta de que no debe dormirse en la hamaquita, no es normal… Creo que debo acostarlo en su cuna y acostumbrarle a dormirse en ella. Pero claro, él dice que de eso nada y cada vez que lo intento, monta unos números que ni os cuento. Y yo que soy una blanda y no puedo escucharle llorar más de dos minutos seguidos, voy corriendo a darle consuelo y termino cogiéndolo en brazos. Otro error.

bebe-en-la-camaAsí no hago carrera, lo sé. No sé cómo lo voy a hacer, pero tengo que lograr que Carlos aprenda a dormise solo porque no podemos estar siempre con él dándole la mano, ya sea en su cuna o en la hamaquita cada vez que tenga sueño.

Por otro lado, a Ana no la metí en mi cama de madrugada jamás. Cuando se despertaba en mitad de la noche, su padre o yo nos levantábamos, la calmábamos y la volvíamos a dejar en su cunita y ella se quedaba plácidamente dormida.

Con Carlos esto tampoco lo estamos haciendo bien. Cuando se despierta por la noche, no hay manera de  volverle a dejar en la cuna. Es calmarle, creer que le has dormido y en cuanto pones un pie fuera de su habitación, el enano se pone a llorar con una potencia de voz que el vecindario al completo se debe acordar de toda nuestra familia. Hay noches, que como estoy tan agotada, me siento incapaz de estar allí interminables minutos medio “grogui” hasta que él caiga profundamente dormido. En esos momentos, no me lo pienso dos veces y lo meto conmigo en mi cama. No hace falta decir que el niño se queda encantado y se duerme en menos de 5 segundos.

A Carlos le cojo en brazos muchísimo más que a Ana. De hecho, creo que he desarrollado unos músculos en el brazo propios de un descargador de muelles por llevar siempre encima al enano que ya pesa un quintal. Aunque a veces, también tengo la sensación de ser una madre gorila todo el día con su cría encima.

¿Por qué cometo estos errores que con mi primera hija no cometí?  Supongo que es porque veo que el tiempo pasa muy rápido y que como no tengo pensado tener otro hijo, quiero disfrutar al máximo de Carlos el tiempo que sea un bebé, aunque sepa que no hago lo correcto.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

13 Comentarios

  • 1. mercedes  |  enero 17, 2010 at 23:50

    y por que son errores?no pueden ser difentes formas de criar a cada hijo y adaptarse a su forma de ser y a las circunstancias porque cada hijo y cada momento es diferente?

  • 2. Patricia  |  enero 18, 2010 at 10:23

    No creo que haya un manual para educar a un niño, por mucho programa de “supernany” que haya.

    En la vida de un enano todo se reduce a los hábitos que adquiera, a la rutina a la que se le acostumbre y a la fuerza de voluntad para no ceder ante el chantaje de sus llantos.

    Lamentablemente ahora lo tenemos muy difícil. Estamos rodeados de esa psicología (barata) infantil, donde parece que la educación de autoridad y respeto que nos dieron nuestros padres es errónea.

    Sólo puedo decirte Carmen que hagas lo que te diga tu instinto.

  • 3. Carmen  |  enero 18, 2010 at 10:56

    ¡Gracias por vuestros comentarios! La verdad es que yo creo que a Carlos le he “malacostumbrado” a ciertas cosas que quizás no eran lo mejor para él, como dormirle siempre agarrado a mi mano… ahora lo pasa fatal pero entiendo que se acosutmbrará hasta que coja otra rutina. No podemos estar siempre dándole la manita cuando tenga sueño.

    Ya os iré diciendo cómo nos va.

  • 4. elena  |  enero 18, 2010 at 13:44

    hola.yo soy madre primeriza de trillizos q ha dia de hoy ya tienen dos años.
    nadie nos da un manual para decirnos como tenemos q hacer para criar a sus hijos y es inevitable q en algun momento se pueda cometer un erros oh segun se mire.
    al igual q con tu hijo a mi me paso algo similar con la niña la cuna no la queria ver ni en pintura ella se dormia en el maxicosi oh en la hamaca pero cuando iva a meterla en la cuna se despertaba y no queria.un dia decidi meter la hamaca en dentro de la cuna;se q puede sonar descabellado pero a mi me funciono se fue acostumbrando a verse dentro de la cuna y un dia decidi meterla sin la hamaca y para mi satisfacion fue bien.he de decir q mi niña cuando paso esto estia algunos meses menos.pero no se quizas puedas probar .espero q si lo haces te funcione.

  • 5. Pilar  |  enero 18, 2010 at 13:47

    Pues pienso que no estás cometiendo ningún error…o en todo caso el único que cometes es sentirte tan culpable por actuar según tu instinto te dice.

    Si tu hijo se duerme a los 5 segundos contigo en la cama y sin embargo en su cuna se pasa la noche llorando creo que ya sabes la mejor opción para los dos ¿no? y no te preocupes que cuando tenga 15 años no querrá dormir contigo sino con su novia!! jajaja

    Por cierto hay un montón de libros que opinan justo lo contrario…osea que a los libros tampoco hay que hacerles tanto caso ¿no?

    http://blog.maternidad-continuum.com/

  • 6. Llanos  |  enero 18, 2010 at 13:50

    No, no le has “malacostumbrado”. Cada niño tiene unas necesidades, y cada uno requerirá más o menos atenciones. Unos se dormiran solos, otros necesitan brazos, mimos, manos… para dormir.

    No creo que sea un error dejarlo dormir en tu cama. Por qué iba a serlo? A no ser, que no sea comodo para ti. Yo al principio lo dejaba en su cuna para dormir, y hemos terminado colechando por mi salud fisica y mental. Llega un momento en que despertarte 3 y 4 veces minimo cada noche, con noches toledanas de despertares a cada hora, iba a acabar conmigo. Lo metimos en la cama y asi cuando despierta lo puedo atender rapido y nos dormimos teteando enseguida.

    Dandole brazos y mimos no lo estas malacostumbrando, porque no lo estas acostumbrando a algo malo. Le estas demostrando que en la medida de tus posibilidades, vas a estar ahi cuando lo necesite.

    Muchos animos.

    PD. Patricia: Me parece indignante que consideremos a nuestros hijos “chantajistas” por llorar cuando nos necesitan, sobre todo PORQUE ES LA UNICA MANERA QUE TIENEN HASTA QUE APRENDEN A HABLAR DE COMUNICARSE CON NOSOTROS Y DE DECIRNOS QUE NOS NECESITAN. Tienes hijos?
    Es curioso, porque si hicieramos caso a nuestro instinto, los niños llorarían menos porque enseguida que se pongan a llorar, los atenderiamos corriendo.
    Estamos programados geneticamente para que el llanto de un bebe sea lo mas desagradable al oido que podamos escuchar.

  • 7. Patricia  |  enero 19, 2010 at 10:41

    Hola Llanos, no me mal interpretes, por favor. No me refería a no atenderles cuando están enfermos, tristes o se sienten solitos, ¡angelitos mios!, no por favor, sino cuando se ponen con esas lágrimas de cocodrilo que lo que tienen es más ganas de juerga que otra cosa.

  • 8. Carmen  |  enero 19, 2010 at 11:07

    Muchas gracias a todas por vuestros comentarios!!! la verdad es que como digo al principio de este post, cada niño es un mundo y cada una lo intentamos hacer lo mejor posible. Ayer CArlos se durmió agarrado a una sabanita que intentamos que sustituya a mi mano. Su profe de la guardería nos ha dicho que ella le duerme con una y no tiene problemas… así que ayer, aunque su padre se quedó a su lado, no le do la mano en ningún momento, y sí le ofrecía la sábana… Carlos lloró mucho menos que otros días y se durmió un poco antes… vamos a ver si poco a poco lo logra solo.
    ¡besos!

  • 9. adriana  |  enero 19, 2010 at 20:23

    Lo siento,pero yo creo que es malcriarlo.Nosotros acostumbramos al mayor a dormir en los brazos cuando era un recién nacido y claro al ser chiquititos es una cosa preciosa dormirlo en tus brazos, pero cuando tiene dos años y no hay manera de que se duerma sin que sea en los brazos piensas otra cosa, los niños necesitan cariño pero tambien un poco de “mano dura” y no me malinterpreteis me refiero a que necesitan un guia no se puede perimitir que hagan lo que quieren y con la teoría de dejalo que con el tiempo se le pasa creo que no se llega a ningun lado, deven ser pequeños pasos hacia lo mejor para ti y para el.No puedes dejar que sus “caprichos”(porque dormir agarrado a tu mano es un capricho) sean tan grandes.
    suerte y besos

  • 10. mercedes  |  enero 20, 2010 at 0:37

    A mi también me gusta dormir abrazada mi pareja,es un capricho mio.le diré a mi pareja que me ha malacostumbrado.

  • 11. Belen  |  enero 21, 2010 at 17:33

    Hola!!! acabo de tener a mi Carlitos, tiene 1 mes y poquitos dias. La verdad es que yo no sé si lo estoy haciendo bien, pero las tres primeras semanas en casa han sido horribles por las noches, sin dormir, no es una exageración SIN DORMIR todaaa la noche. Hasta que finalmente lo metí en nuestra cama y ahora me duerme. Que quereis que os diga, él descansa y nosotros descansamos!!!

  • 12. pilar  |  enero 27, 2010 at 0:46

    Carmen, leía este post y parece una fotocopia de mi vida!! tengo uno de casi 4 años y el bebé de 5 meses… no creo que sea malcriarlos, es necesidad.

    con el primero tienes todo el tiempo del mundo para dedicarselo sólo a él, y quieres hacer las cosas bien… y con el segundo faltan horas al dia y almenos yo, tengo la sensación de estar concursando al “Si lo sé no vengo”, y buscas la manera de que uno coma, se bañe, se duerma…etc con el menor lío posible. El fin justifica los medios.

    un saludo

  • 13. Natalia  |  febrero 3, 2010 at 14:32

    Buenas tardes Carmen,

    Quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios.

    Me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer Paperblog, http://es.paperblog.com, un sevicio de difusión cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos. El tuyo se adapta a nuestros criterios de calidad y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de la temática Mujer.

    Espero que encuentres el concepto interesante y te motive. Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Atentamente,

    Natalia

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


6 − = dos

Subscríbete a los comentarios via RSS