diciembre 1, 2009

Velocidades supersónicas y coscorrones varios

Carlos ha espabilado mucho en las últimas semanas, tanto que el tema gateo lo tiene totalmente dominado y la casa se le queda pequeña. De hecho, es tan rápido que no podemos despitarnos ni un segundo porque cuando nos queremos dar cuenta ya está arrancando las hojas a una planta, mordiendo una pata de una silla o subido a todo mueble que le ofrezca un punto de apoyo.

Tanta es su vitalidad y rapidez que en la guardería nos comentan que es el único bebé al que no estimulan para que gatee porque el niño ya se estimula solo más que de sobra y se pasa el tiempo “robando” los chupetes y baberos a sus compañeros. Esta agilidad y movilidad nos ha llevado a comprar todo tipo de objetos que garantizan su seguridad. De pronto nuestro hogar ha pasado de ser un entorno tranquilo a algo más parecido a un campo de minas, ya que todo nos parece peligroso y en cada esquina acecha una trampa mortal para el niño.

seguridad-bebe-casaAsí que hemos cubierto todos los picos con protectores especiales para que Carlos no termine empotrando en ellos su cabecita, hemos protegido todos y cada uno de los enchufes de la casa, colocado topes en las puertas y cajones y, de momento, el niño no nos ha dado ningún disgusto serio.

Sin embargo, como es una aventurero que nada le para, ahora está en constante expedición por la casa. Todo lo quiere ver y coger y cualquier cuarto es la mar de interesante para él. De hecho, sus juguetes favoritos ahora son los DVDs y juegos de la consola que hay debajo de la mesa de la tele y lo más parecido al paraiso para él debe ser el cuarto de su hermana, la cual aguanta con una paciencia de santa y observa cómo le coge los Pequeños Ponys y demás juguetes, para babearlos y morderlos en mitad de pleno ataque de risa. Y es que es dejarle en el suelo y allá que va Carlos más rápido que una bala por el pasillo en dirección al dormitorio de Ana. Cualquier día, mi hija me dirá que a ver si controlo al “pequeño terremotillo”, como ella lo llama.

Como ya se pone de pie con una soltura que no es normal, se está llevando más de un coscorrón. Ponerse de pie lo logra en cuanto logra apoyarse en algún sitio, pero el tema del equilibrio no lo tiene tan dominado, por lo que al más mínimo movimiento su verticalidad pasa a ser horizontalidad seguida de coscorrón en la cabeza. Como es un bruto, apenas llora y tras un mimo o dos, le dejamos en el suelo sonriente y vuelve al mismo sitio.

He pensado en ponerle algún tipo de “chichonera” para la cabeza, pero no sé si las venden. De momento, el casco lo he descartado, pero tiempo al tiempo.

Y vuestros niños ¿cuándo empezaron a gatear y ponerse de pie? Carlos con 8 meses.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

  • 1. Paula  |  diciembre 2, 2009 at 11:55

    jajaja…Es que ahora ves lo que son los hombres..pequeños, pero hombres..Salvajes!!!! De todas formas, Carlos está especialmente superavanzado para su edad…en dos meses lo tienes corriendo por la casa!! Que miedo da, verdad? Con lo ‘cómodo’ que es cuando están sentaditos y ya tu les mueves a tu antojo….

  • 2. Jacinta  |  diciembre 3, 2009 at 15:41

    Creo que no me dí cuenta de todos los chismes electrónicos que teníamos hasta que Marcos comenzó a gatear. Derrepente no sólo los enchufes eran peligrosos, los cables, una trampa, así que de la noche a la mañana mi precioso salón se convitió en un campo de regletas…la parte positiva, ¡son autopistas fantásticas para sus cochecitos!

  • 3. kmf  |  diciembre 22, 2009 at 22:28

    Carmen es que me parto contigo, de verdad! me encanta como cuentas las cosas, y es que consigues que todo lo rutinario parezca divertido, no sé si me explico.
    Me parece alucinante que Carlos esté ya gateando de esa manera y sólo se lleva 3 semana con Nora. Nora lo único que hace es que si la pones sentada, se tumba boca abajo y luego ya empieza a girar hacia un lado y hacia el otro, vamos eso lo domina perfectamente cosa que Aarón hizo ya con 1 añito, eh! curioso verdad? Aarón se quedaba tumbadito boca arriba con sus bracitos debajo de su cabeza toooda la santa noche….Nora es, vuelta a la derecha….vuelta a la izquierda….pero casi siempre está boca abajo.
    Voy a seguir leyendote.

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


seis − = 3

Subscríbete a los comentarios via RSS