Archivo de octubre, 2009

octubre 27, 2009

Sacar al bebé de la habitación

Carlos ya tiene 7 meses ¡está hecho un hombrecito! He de contaros que todavía duerme en nuestro dormitorio y aunque haya gente que se esté echando las manos a la cabeza tras haber leído esta confesión, debería seguir con la lectura porque todo tiene una explicación.

Vivimos en un piso de tres dormitorios: uno es el nuestro, otro el de Ana (futuro cuarto de Carlos) y un tercero (futuro de Ana) que hace las veces de despacho, dormitorio de invitados, trastero, acumula trastos, cuarto de plancha….. El caso es que para sacar a Carlos de nuestra habitación hay que armarse de valor y hacer limpia de ese tercer cuarto en el que a veces da miedo entrar, convertirlo en una habitación adecuada para Ana con su cama, mesita y silla para que pinte, estudie o juegue, ponerle estanterías, etc.

A eso le sumo el “pequeño detalle sin importancia” de que Carlos se despierta un mínimo de cuatro veces cada noche reclamando su chupete perdido por alguna esquina de su cunita, agarrar mi mano que debe tener algún tipo de poder relajante y /o somnífero o simplemente beber un chupito de agua. Estos múltiples despertares, que están provocando en su madre y su padre unas ojeras propias de la Familia Adams y un agotamiento como nunca antes habíamos conocido, hacen que las ganas de sacar al niño del cuarto sean las mínimas ya que además de despertarnos cuando lo cambiemos de cuarto, tocará levantarse para atender a Carlos.

Su padre y yo tenemos claro que no podemos demorarlo más ya que el niño en la minucuna, muy bien no cabe, la verdad… no es muy pequeña, pero empieza a quedarse algo corta para el tamaño de nuestro “torete”. De momento hemos acoplado la cuna de viaje en el dormitorio con la seria promesa de que no pasa más de un mes para el cambio. Y esperamos cumplirlo, visita a Ikea incluida para amueblar el futuro cuarto de Ana.

¿Cuándo sacastéis al bebé de vuestro cuarto?  ¿Duermen vuestros hijos del tirón?mustela_bano-reconfortante

PD: he probado en Carlos el nuevo Bálsamo Reconfortante de Mustela, que se puede aplicar en bebés desde su nacimiento cuando están acatarrados.

Como Carlos está con algo de tos y moquetes le está viniendo muy bien porque está realizado con  base de manteca de Karité, extracto de miel y aromas  purificantes y refrescantes de pino y romero, que mejoran su respiración a la vez que suavizan e hidrata supiel.

Además, los extractos de tilo y camomila ayudan de forma natural a relajar al bebé. ¡A ver si con esta ayuda extra conseguimos dormir algo mejor estas noches!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

7 Comentarios

octubre 13, 2009

Papilla de frutas, purés y su primer yogur

Carlos ya tiene casi 7 meses y desde que superó su primer medio año de vida hemos ido introduciendo poco a poco cambios en su alimentación. Aunque normalmente se empieza con la papilla de frutas, nosotros hemos empezado con el puré de verduras…. Todo fue porque un fin de semana su padre estaba haciendo puré para todos y como le sobraban patatas, zanahorias y puerros, pensamos que lo mejor era aprovecharlos para darle a Carlos y probar qué le parecía.

pure_blogFue todo un éxito, al niño le encantó!!! Ni una pega, ni una mala cara ni una pedorreta. Un campeón del puré, vamos. Así que decidimos darle al día siguiente de nuevo. La historia se repitió…. Carlos ponía cara de emoción al ver la cuchara y probar aquella textura y sabor totalmente nuevos para él. Así que ya está establecido que la toma del medio día es siempre de puré. Al comprobar que este cambio no le producía ningún tipo de reacción alérgica, le metimos un poco de pollo a los días y de momento, todo sigue ok.

Este fin de semana hemos empezado con la papilla de fruta y aunque muchos niños le hacen “ascos”, a Carlos parece que le encanta. Se la preparé con un trozo de manzana, media pera, dos cacitos de cereal sin gluten, un chorrito de zumo de naranja y para suavizar, le añadí 30 ml de leche de continuación. ¡De nuevo le gustó probar sensaciones nuevas! Lo que sí que tuve en cuenta, fue quitarle el frío a las piezas de fruta para que la papilla estuviera a temperatura más templada que fría…..

Lo que el pobre no ha llevado tan bien, fue su primer contacto con el yogur (Mi primer Danone, elaborado con leche de continuación, ya que los niños no deben tomar leche de vaca hasta tener por lo menos un año). Ayer probé a darle un poco después del puré y ponía unas caras rarísimas. Le daba repelús, pero el “tío” seguía pidiendo. Yo le daba pero veía que en cualquier momento me soltaba la papilla a chorro… así que cuando llevabámos media tarrina, decidí que era suficiente para su primera vez, además, yo no tenía ninguna gana de tentar a la suerte y que me pusiera fino el salón… porque hay que ver lo que cunden los vómitos de los niños, la superficie que logran salpicar y los espacios por donde llegan a meterse, por no hablar de su pestilente olor.

Hoy he dicho en la guarde que prueben a darle después del puré… ya os contaré qué le ha parecido.

Y a vuestros hijos ¿cómo les ha ido la introducción de los nuevos alimentos? ¿Qué fue lo que más les gustó? ¿y lo que menos? ¿Algún truco infalible para que no rechacen los nuevos sabores?

PD: hace tiempo alguien me dijo un truco estupendo para limpiar los vómitos de los niños y que hemos usado cuando Ana de pequeña ha devuelto. Antes de ponerte a recoger la vomitona, espolvoréala con detergente en polvo para la lavadora y deja que empape. Luego lo recoges todo con papel de periódico o de cocina o escoba vieja y finalmente ya pasas la fregona, se hace de manera rapidisima, mucho más limpia y además, combates el terrible olor que se queda por toda la casa.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 Comentarios

octubre 1, 2009

Como un mandril

Así tiene Carlos el culete, más rojo que el de esos primates de pelo color pardo y feos a más no poder. No entiendo cómo hemos llegado a tenerlo así, porque me considero una buena madre y le cambio el pañal cada dos por tres o en cuanto se hace caca. Vamos, que Dodot no quiebra gracias a mi familia y demás madres como yo.

bebeEn principio y según las teorías de abuelas, primas, tías, amigas, etc de la madre de la criatura y poseedoras todas ellas de licenciaturas y masters varios como “Te lo digo yo que he tenido unos cuantos hijos” o “Déjame a mí que de esto sé un rato”, se debe a la salida de los dientes. Según todas ellas y sus extensos conocimientos sobre cacas y culos escocidos, se debe a que las babas que suelta el pobre en cuestión, cuando no las suelta, van a parar a su caca, que se vuelven muy ácidas y muy fuertes lo que hace que se le irrite el culo de manera nunca antes conocida.

En lo que no se ponen de acuerdo es en el método o técnica para que Carlos, o mejor dicho, el culo de Carlos se recupere de esta dolencia tan molesta y desagradable para el pobre niño.

Yo tengo claras varias pautas básicas:
1. Dejarle con el culete al aire todo el tiempo que se pueda, pero teniendo en cuenta que estamos en otoño y que parece un bombero regándolo todo en cuanto le quitas el pañal, pues mucho rato no podemos estar practicando el nudismo, la verdad.
2. Cambiarle tan a menudo como pueda y más aún, si hace caca, estemos donde estemos, ya sea un banco en plena calle, el lavabo de un restaurante (milagro si hay cambiador para bebés) o con el coche en doble fila si te pilla conduciendo por el centro de la ciudad en hora punta. Más de una vez me ha venido a decir algo algún municipal y se ha dado media vuelta cuando ha visto el percal ….
3. No usar toallitas húmedas siempre que se pueda. Es mucho más conveniente lavarle el culito con agua templada tirando a fresquita, nunca caliente, y jabón neutro, y luego secarle a golpecitos suaves con una toalla limpia y seca. El problema está en cuando te pilla fuera de casa… que no hay manera de hacerlo.

Entre los consejosy/o cremas que otras madres me han recomendado están:

pasta-lassar1. La Pasta Lassar: no me está yendo mal y parece que aplicada en grandes cantidades, Carlos va mejorando. Creo que junto con la crema al Aceite de Caléndula de la marca Weleda es de lo mejorcito que he conocido, de hecho, hemos tenido este problema después de que se acabara el bote que tenía, a lo mejor es casualidad o a lo mejor no, pero ha sido así.
2. Alternar mercromina de toda la vida (la roja) aplicada con una gasa esterilizada con aceite de oliva virgen. Esto lo probé con Ana y es cierto que funciona, pero va lento y además es muy escandaloso porque si le quitas el pañal delante de alguien y ve el culo todavía más rojo por el tinte de la mercromina, se piensan que eres lo peor por dejar que tu hijo se haya irritado de esa manera.
3. Crema Cilcafate de Avène una o dos veces al día, sobre todo por la noche. Esta mañana cuando se ha levantado he notado bastante mejoría.

¿Y vosotras? ¿Se ha irritado alguna vez el culete de vuestros niños? ¿Cómo lo habéis solucionado?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 Comentarios