Archivo de septiembre, 2009

septiembre 24, 2009

¡Ya tiene un diente!

El peque de la casa ha comenzado a echar los dientes. No le habíamos notado nada raro a excepción de un día que sí estuvo muy nervioso, irritable e incluso, lloró durante una hora sin motivo aparente.

dientesLo que sí habíamos observado es que babea mucho desde hace semanas y se “tira” a morder todo lo que se le ponga por delante, ya sea un dedo del primero que el coge la mano o una pata de una silla del salón. Como el pobre parece desesperado por llevarse a la boca cualquier cosa, le he comprado varios mordedores, dos de ellos de los que se enfrían en el frigorífico, que no en el congelador….

He de reconocer que no sé el motivo exacto de no poder meter el mordedor y dejarlo como si de un polo se tratara, pero será por algo y si lo sabes, te agradecería que me lo contaras. Imagino que es porque si se congela y por un casual al solidificarse el líquido de su interior se expande más de la cuenta, existirá la posibilidad de romper el material en el que está metido  y causar algún tipo de intoxicación, pero esto digo, son suposiciones mías.

Además, de vez en cuando y con las manos requetelimpias (sobre todo ahora con esta histeria que tengo con la Gripe A) le doy un masajito en la encía con el dedo. A él le encanta, pero mi mano, claro, termina chorreando babas, por lo que siempre intento tener algo con lo que secarme cerca. Ahora ya no le dejo tanto, porque el “tío” tiene muchísima fuerza y su recién estrenado diente me hace polvo.

Aunque no ha sido necesario con este estreno dental de Carlos, con Ana me aconsejaron aplicar mediante un masaje en la encía dolorida unas gotitas de Apiretal (el paracetamol de los niños), pero posiblemente algún pediatra te diga que no sirve para nada o que eso no está bien hecho…  Yo desde luego, lo haré si noto que Carlos lo necesita.

La dentición se suele iniciar en torno  a los 6 meses, pero cada niño es un mundo y en esto de los dientes también. Por lo visto influye mucho la genética y cuándo le salieron los primeros dientes a sus padres.

Si tenéis un bebé al que le están saliendo los dientes os recomiendo que echéis un vistazo a este tema www.crecerfeliz.es/El-bebe/Salud/dolor-encias-dientes Encontraréis otras “ayuditas” para hacerle pasar mejor el mal trago.

Y vosotros ¿Cómo aliviáis las molestias de la salida de los dientes de vuestros bebés?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

septiembre 16, 2009

Ya con mocos

Carlos se está adaptando de maravilla a su nueva vida en la guardería, pero no llevamos ni tres semanas y ¡ya tiene mocos! El pobrecito no entiende lo que le pasa y suelta el chupete cuando su congestión no le deja respirar.

De momento no hemos ido al pediatra, ya que ni tiene fiebre ni se encuentra mal.  Con Ana, ya nos hubiéramos plantado en la consulta del pediatra desesperados perdidos, pero con Carlos, lo estamos llevando todo de una forma mucho más sosegada. Al final tendrán razón los que me decían “ya verás, con el segundo te lo tomas todo de otra manera”.

Así que tiro de suero y “aspiramocos” unas tres veces al día normalmente antes de los biberones. En mi bolso ya siempre llevo el móvil, las llaves de casa, las del coche, mi Moleskine, un boli, pañuelos de papel, un cacao, el “parte” del día anterior de Carlos en la guarde y un par de botecitos de suero fisiológico y el dichoso aspirador, que cualquiera que lo vea (a no ser que sea padre) se puede imaginar cualquier cosa….  y encima, siempre se las apaña para salir del bolso en los momentos más inoportunos…. en una reunión de trabajo, cuando te disculpas ante un municipal por haber parado un segundo o dos en doble fila,  cuando tu director general te da los buenos días en el ascensor….

inmunokidMi pediatra, que es bastante previsor y un gran profesional en el que confío plenamente, me recomendó que le diera desde dos meses antes del inicio de la guarde Inmunokid. Este jarabe es un complemento alimenticio que ayuda a reforzar las defensas de los recién nacidos y ayuda a su bienestar. Me costó bastante encontrarlo en las farmacias de mi barrio, así que localizé el teléfono de los laboratorios que lo realiza para ver si me podían informar sobre dónde comprarlo. Desde aquí quiero dar las gracias a la persona que me atendió, porque fue supereficiente, amable y rápida. Me dio la dirección de la farmacia donde seguro lo encontraría en menos de cinco minutos. Aunque hace ya dos meses de esto, tenía pendiente contároslo.

A Carlos le encanta y la verdad es que le está sentando bastante bien. De momento, quitando estos moquetes, no ha estado malo…. ya os contaré cómo pasamos el invierno. Su hermana se tiró semana sí, semana no, mala el primer año de su vida en la guarde. Cruzo los dedos para que con Carlos, la cosa no se ponga tan mal y los virus nos den más “cuartelillo”.

Si llevais a vuestros niños a la guarde, preguntad a vuestros pediatras por este jarabe. Yo, os lo recomiendo plenamente, además, tiene un sabor muy agradable y ayuda mucho a los bebés, ya que contiene lactorerrina, presente en el calostro de los primeros días de la lactancia materna.

Últimamente he escuchado muchos comentarios respecto a las enfermedades, los virus y los niños (¿será por la psicosis de la Gripe A?) y uno de los más comunes es “Tranquila, el segundo se pone mucho menos malo” y yo pienso ¿no será que como es el segundo, todo te lo tomas con más calma como decíamos antes?

Y a vosotros ¿os ha recomendado el pediatra algún tipo de ayuda para reforzar las defensas de vuestros hijos de cara a la vuelta al cole y la entrada en las guarderías?

PD:  también llevo en el bolso toallitas individuales impregnadas en Yodo, que vienen muy bien para desinfectar en un pis pas las heridas de codos y rodillas si tu hijo/a es muy intrépido o torpe y se cae constantemente.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 Comentarios

septiembre 7, 2009

Carlos empieza la guardería

Aunque parezca mentira, Carlos ya se ha introducido de pleno en la Dura Realidad y ha empezado a ir a la  guardería. Para irnos adaptando todos a los nuevos horarios y rutinas, me cogí la semana pasada de vacaciones. Además, no me hacía mucha gracia dejarle de golpe tantas horas seguidas, ¡pobrecito! O pobrecita yo, mejor dicho. El hecho de saber que otras personas le van a dar el biberón, le van a cambiar el pañal, le van a hacer reir y le van a cuidar, no deja de ser un pelín “doloroso” para una madre.

Sin embargo, él está encantado y yo, la verdad, es que también. Como es la misma guardería a la que ha ido Ana y le están cuidando las mismas “seños” que a ella, sé que allí va a estar como en casa. Ana jamás hizo amago de llorar al entrar o salir con cara de enfado o pena… al contrario. Siempre ha entrado con una sonrisa de oreja a oreja incluso olvidándose de darnos un beso de despedida a su padre o a mí, quedándonos allí como dos pasmarotes y el corazón tocado ;O) Pero analizando el tema, esa era la mejor señal de que allí la niña estaba en la gloria, lo que nos dejaba totalmente tranquilos y por ese motivo, Carlos también va al mismo centro.guaredria.jpg

Carlos sigue en su línea, sonriendo a todo el mundo y a sus profes también. De hecho, creo que es un gran conquistador porque ya las tiene metidas en el bolsillo. De momento no ha notado el cambio, sigue comiendo y durmiendo no mucho…. así que nada nuevo.

Hasta que termine el mes de septiembre podré ir a recogerlo yo, ya que tengo jornada intensiva, lo que me hace sentirme muy afortunada. Sé que hay muchas personas que tienen que dejar a sus hijos en la guardería prácticamente todo el día porque sus horarios no les permiten otra cosa. ¿Cómo puede ser que hoy en día todavía no haya más medidas que obliguen a TODAS las empresas a facilitar la conciliación laboral y familiar de sus trabajadores?

Cuando tienes un bebé y trabajas, antes o después tienes que tomar la importante decisión de elegir quién va a cuidar de tu hijo cuando te incorpores al trabajo. Yo nunca me planteé tener a una chica en casa. Me daba no sé qué dejar a mi bebé solo con una desconocida… es una decisión muy personal y cada uno hacemos lo que consideramos mejor para nuestros hijos, pero a mí me resultaba impensable meter a una extraña en casa que nadie controlaba y que podía hacer cualquier cosa a mis hijos.

En una guardería me dio siempre la sensación de que estaban más “controlados”, con personas con una carrera y que se vigilan entre ellas, por así decirlo. Sí, llamadme histérica, no me importa ;O) Por supuesto, la guardería debe cumplir con todos los requisitos y licencias que dicten las normativas al respecto, si no, pueden resultar un infierno, tal y como han salido alguna vez casos a la luz de guarderías ilegales en las que los pequeños era maltratados y mal atendidos.

Las dos opciones (chica o guardería) tienen sus ventajas y sus inconvenientes y por eso es una decisión que hay que valorar y no tomar a la ligera.

La pega que le veo a la guardería es que el primer año suelen estar más veces malos que si se quedaran en casa con una chica, pero por otro lado, están más estimulados y tienen contacto con otros niños desde muy pequeños, lo que les hace muy sociables y menos egoistas. Por otro lado, cuando llevas a tus hijos a la guardería, madrugas un poco más para llevarlos y vas corriendo a por ellos cuando sales del trabajo, mientras que con una chica en casa, vives con algo más de calma en ese sentido. O eso creo que yo. ¿Qué habéis hecho vosotros? ¿Quién cuida de vuestros bebés?

PD: que conste que tengo muchas amigas y conocidas con chicas encantadoras y supereficientes cuidando de sus hijos y haciendo un gran trabajo con los niños.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 Comentarios