julio 14, 2009

¿Nos vacila Carlos?

Al final no hizo falta tomar el Dostinex por segunda vez. Me alegro porque no me apetecía mucho meterme en el cuerpo otro chute tan brutal de lo que supongo algún tipo de hormonas para parar la producción de leche.

Estoy muy animada aunque no paro de pensar lo rápido que pasa el tiempo. Mi baja maternal está oficialmente finiquitada y ahora estoy de vacaciones… Cada día estoy más convencida de que este derecho debería durar por lo menos 20 semanas, por no decir 6 meses.

No pienso mucho en el momento de llevar a Carlos a la guarde, ya que ocurrirá en septiembre y por tanto, ¿para qué amargarme tanto tiempo antes? En agosto, cuando yo comience a trabajar, se quedará en casita con su padre y hermana.

Esta semana nos vuelve a tocar vacunas ¡sí, otra vez! Parece que fue hace sólo unos días cuando os estaba contando cómo nos fue con las de los 2 meses y ya estamos con las de los 4. Cometí el gravísimo error de contárselo a Ana, ya me vale: parezco nueva. Cuando le dije que le tenían que pinchar, se puso a llorar desconsoladamente suplicándome que le dijéramos al médico que no lo hicieran… ¿en qué momento se me ocurrió decirle que le teníamos que pinchar? ¿No pude decir simplemente que le iban a dar un jarabe? No, debía estar pensando en otra cosa cuando por mi boca salieron las malditas palabras Vacuna y Pinchar.

Llevamos toda la semana con el tema y, por más que le digo a Ana, que no van a hacer daño a su hermano pequeño, ella me recuerda que “le van a pinchar y  eso duele”. A esta niña no hay quién la engañe…

bebecarmen2.jpg A ver cómo se nos da, prometo contaros cómo nos ha ido.

Por otro lado, no puedo evitar contaros que ya sólo me quedan 3 kilos de los 18 que cogí durante el embarazo. El problema es que los muy desagradables, en lugar de repartirse de una forma homogénea por todo el cuerpo, se empeñan en quedarse en la tripa y en las cartucheras…. pero les pienso ganar la batalla, que para eso estoy yo dale que te pego a las cremas anticelulíticas como una loca y recorrerme el barrio empujando el carro de Carlos a toda velocidad durante más de una hora cada día.

Carlos sigue tan rico como siempre, es un niño muy despierto y simpático (vaaaale, como todos, pero yo soy su madre y para mí es el más listo del mundo). Yo creo que se ha aprendido el truco de toser para llamar la atención, porque cuando se da cuenta de que está solito o que no le hacemos todo el caso que a él le gustaría, va y hace como que tose y claro, rápidamente alguien se acerca a su hamaquita a comprobar que está bien y es cuando Carlos se ríe a carcajada limpia ¿nos estará vacilando ya? Espero que no porque si no, menuda nos espera.

Entre sus avances más notables estos días destacan cómo se saca y se mete el chupete en la boca, no atina siempre y menos aún a la primera, pero es asombroso cómo lo intenta una vez tras otra hasta conseguirlo. Además es muy gracioso verle cómo chupa la tetina con cara de extrañeza cuándo se lo mete dado la vuelta.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

  • 1. Sofia  |  julio 17, 2009 at 12:32

    ¡Es sorprendente que esté tan despierto!, ¿cuánto tiempo tiene?, ¿llega a los 4 meses?.

    Mi única experiencia es con mi sobrina. Según se tenía sentadita, con 6 meses, la muy sinverguencilla entendía perfectamente la palabra “NO”. Otra cosa, es que hiciera caso.

    ¿Cómo es posible que personitas tan pequeñas saquen tan pronto su genio?.

  • 2. Sara  |  julio 17, 2009 at 12:34

    Por favor Carmen, cuéntanos tus peripecias en cuanto comiences a trabajar de nuevo. ¿Sabes ya cómo vás a organizarte?

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


9 − = seis

Subscríbete a los comentarios via RSS