abril 10, 2009

Lactancia materna, lo mejor cuando es posible

He decidido dar el pecho a Carlos. Considero que es lo mejor para él, aunque para mí resulte de lo más sacrificado. No quiero que penséis mal de mí, pero he de reconocer que no le termino de ver el “punto” ese romántico que otras madres describen y sienten.

Duermes poco y eres tú la única que puede darle de comer, por lo que estás todo el día liada con el niño sin apenas tiempo para otra cosa. Además, a mí me da apuro sacarme la “tetilla” en mitad de cualquier sitio público si el niño se pone a llorar reclamando su sustento, por lo que me paso el día corriendo de aquí para allá intentando hacer todo lo que me había propuesto antes de la siguiente toma…. vamos, agotada estoy ….

darpecho2.jpgPor supuesto que me siento feliz y dichosa de poder dar a Carlos ese “oro líquido” que mi cuerpo crea para él, pero no puedo evitar pensar en lo “duro” que es estar toooodo el santo día liada y en las ganas que tengo de que lleguen los biberones y las noches en las que vuelva a dormir 4 ó 5 horas seguidas.

Cuando empecé a destetar a mi hija mayor sentí una pequeña liberación dentro de mí, aunque luego, cuando finalmente terminó el proceso me dio mucha pena que la lactancia materna se hubiera terminado…. qué contradicción ¿verdad?

El vínculo que se crea entre la madre y su retoño al dar el pecho y las emociones y sentimientos que se agolpan son difíciles de describir, lo sé, e incluso me siento especial al pensar que soy la única que puede amamantar a mi niño…. pero ¿qué pasa cuando una madre no puede o no quiere darle el pecho?

En ocasiones, la presión social hace sentirse mal a esas mujeres que por los motivos que sean no dan el pecho a su hijo. Considero que hay que respetarlas y no juzgarlas ya que cada una hace lo que considera mejor para su hijo.

Está claro que como la lactancia materna no hay nada, pero tampoco hay que llevarse las manos a la cabeza porque una madre en un momento determinado no se vea capaz de aguantar ese ritmo tan sacrificado.  Creo que si la mujer no es feliz, no está descansada ni preparada moralmente, su tensión y su nerviosismo se traspasa al bebé y por tanto, puede no chupar bien, no saciarse y estar más tiempo llorando lo que genera todavía más estrés… y así un círculo vicioso que no termina nunca.

Entiendo que haya personas que piensen que estos sacrificios sean los mínimos que se hagan por un hijo, pero a veces hay que ponerse en el lugar de las otras mujeres… que no son menos madres por no darle el pecho a su bebé.

Todo esto lo cuento porque una de mis amigas ha tenido un bebé por cesárea hace un par de meses y lo ha pasado muy mal. Además de una mala recuperación de su parto, la lacatancia materna no se estableció bien…. puede que por su inexperiencia, porque la niña no mamaba bien del todo, porque no tuvo el apoyo necesario, por lo que fuera, los motivos me dan igual…. La niña nunca estaba saciada por más que la ponían a mamar… y mi amiga no entendía nada…. Algo iba mal porque tuvo una mastitis tan fuerte que tuvieron que ingresarla a los 20 días de dar a luz para operarla de un absceso en el pecho con los cinco puntos de rigor tras la intervención.

Estaba al borde de la desesperación y/o depresión ya que no dormía, su hija no estaba nunca tranquila, no cogía peso adecuadamente y ella estaba hecha polvo…. sin pensarlo más pidió las pastillas para cortar la leche y empezar con la lactancia artificial. Todo empezó a ir mucho mejor, la niña se saciaba, ella descansaba, se recuperaba al fin y además, la niña engordaba.

Cuando me lo contaba se le saltaban todavía las lágrimas porque se sentía frustrada por no haber sabido darle el pecho a su hija y haberse rendido…. que la presión social fue tan fuerte que no sabía ni cómo hacerle frente… Me quedé de piedra y la intenté consolar diciéndole que había hecho lo mejor, que no se agobiara lo más mínimo porque era una madre ejemplar y si ella no estaba bien, su hija tampoco lo iba a estar.

Ahora está feliz y no es peor madre por haber dejado la la lactancia materna… así que por favor, no volvamos tampoco locos y seamos más comprensivos cuando ocurren este tipo de cosas.

PD: Carlos está cogiendo peso como un campeón, la semana pasada engordó 380 gramos ¡qué bruto!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

8 Comentarios

  • 1. irene  |  abril 10, 2009 at 12:42

    hola.yo llevo 1 año de lactanci amaterna .tengo que reconocer que los cuatro primeros meses son duros (estas cansada,tomas imprevistas cada x tiempo,poco tiempo para una misma,el peso del bebé…),sobre todo si es como en mi caso,que los seis primeros meses de mi nene los hice con lactancia materna exclusiva.

    claro que es la mamá para todo y se necesita muchisimo apoyo y ánimo sobre todo de la pareja y si encima tienes ayuda para las cosas de la casa,mejor que mejor (yo esto último no lo tuve,asi que también me ocupaba de la casa yo).tras los primeros meses todo va mucho mejor,las tomas se alargan y se disfruta más,no se ve como una dependencia de la madre con el niño,sino se disfruta como un vínculo,momentos íntimos y tiernos.

    ante todo esto digo que respeto mucho a las que dan biberón,porque se tras un año sin dormir ni cinco horas seguidas sé lo duro que es y que no todas somos iguales y que no se es menos o peor madre por dar un biberón.(pero también digo que con biberón no duermen más porque al mio le he dado algunos y es igual que si no hubiera comido nada,asi que no todos los niños se despiertan por hambre)
    cada madre toma una decisión sobre como actuar tras sopesar muchas cosas y cada una elige lo que considera que es lo mejor,porque todas queremos lo mejor para nuestros hijos y para nuestra familia.

    dicho esto también digo que las que damos el pecho más allá de cuatro meses también nos merecemos un respeto,de la sociedad en general,yo NUNCA he criticado ni juzgado a quien da un biberón y tengo muchas amigas que lo hacen desde el primer dia pues igualmente espero el mismo trato de la sociedad,que se terminen los comentarios arcaicos y anticuados sobre la lactancia materna y cada una pueda elegir,teniendo toda la información posible,lo que considere mejor y podamos compartir opiniones y vivencias pero sin criticarnos.

  • 2. Carolina  |  abril 13, 2009 at 11:20

    hola que tal leyendo este ultimo post me da un poco de pena que no sepas apreciar y disfrutar de la lactancia, yo llevo 2 años y medio dando la teta a mi hija, nunca me lo propuse y no sé hasta donde voy a llegar porque me da mucha pena sacarle el pecho. yo no critico ni me meto conlas que dan biberon salvo que me pidan opinion pero yo tengo que escuchar todo tipo de opiniones y la interminable pregunta ¿hasta cuando le vas a dar teta? va a ir con novio y todavia con la teta, a lo que yo respondo _ si ella quiere cual es el problema_jaja cada madre hace lo que quiere y lo que puede y siempre seguro va a ser lo que crea que es lo mejor para su hijo, pero la lactancia no es ese monstruo que nos quita la vida y no nos deja ser persona y hoy en dia tenemos mas presion social las que tenemos una lactacia prolongada que las que dan el biberon desde el primer dia, es para pensar ¿no?

  • 3. Carmen  |  abril 13, 2009 at 17:27

    Queridas Carolina e Irene,

    muchas gracias por vuestros comentarios. Sin embargo creo que no me he debido explicar bien.

    Estoy totalmente a favor de la lactancia materna, pero eso no quita para que piense que es muy sacrificada y dura, y más aún si tienes grietas en los pezones, una mastitis o un bebé que no se sacia nunca. En este blog siempre he intentado explicar de la manera más sincera mis expericiencias como madre y contar cómo veo temas, que en ocasiones, nadie te explica.

    La lactancia materna puede ser y es preciosa, claro sí!!! pero cuando está bien establecida y la madre es feliz con ella. A veces, no lo es tanto y hay personas que lo pasan realmente mal con ella y no por dejarla son peores madres.

    Otro tema es las que deciden dar el pecho durante todo el tiempo que consideren necesario ¡ole por ellas y por vosotras! Os admiro, y como bien decís, la cantidad de veces que tendréis que soportar totnerías y estupideces como las que describis. La gente es muy ignorante cuando hace esos comentarios. Ni caso!!!

    Un abrazo y enhorabuena por vuestros logros con la la lactancia materna.

  • 4. irene  |  abril 14, 2009 at 11:35

    no te preocupes,yo al menos lo he entendido bien.y estoy de acuerdo contigo en que hay mujeres que lo pasan mal y al final no disfrutan del bebé y deciden dar leche artificial y no por eso hay que criticarlas.
    es lo que yo defiendo también,aunque a veces me lio y me explico mal,que cada una,con toda la información,opte por la decisión que considere mejor,pero no por ello ni una ni otra,seamos criticadas y juzgadas.
    ah,felicidades por tu nuevo bebé.

  • 5. Ana Cristina^-^  |  abril 16, 2009 at 22:54

    Hola a todas!

    Os suelo leer y nunca me ha dado por escribir pero me gustaria dejar una comentario,es más, daros la enhorabuena por mantener la lactancia materna todo el tiempo que el niño lo necesite y solicite. A mi me ha quedado una pena muy grande pues desde que me quedé embarazada soñaba con el momento de dar el pecho a mi hija pero lo disfruté poco tiempo. Después de llevarme meses predicando a mis cuñadas (somo muchas y hemos estado casi a la vez embarazadas) predicando lo bueno, lo bonito y lo´cómodo” de la lactancia una vez que parí (por cesárea) lo pasé realmente mal porque tenía poco pezón y a la niña le costó mucho agarrarse pero en unos días lo conseguuimos, aunque me quedaron de recuerdo de ese par de dias unas grietas que me dolían bastante. En fin, que después de 48 h intentando aprender y enseñarle a mi hija como mamar de mi pecho con poco pezón todo se solucionó oun una pezonera pero… a los 6 días mi nena, en una de sus tomas, empezó a echar leche por la boca, la nariz…no respiraba, se quedo con los ojos en blanco y moradita…sinceramente, ahora que lo pienso veo que simplemente se atoró y se quedó sin aire pero en aquel momento me asusté de tal manera que le cogí pánico a darle de comer a mi hija, me sacaba la leche y se la daba en bibi (ni siquiera quería darle biberon,se lo daba mi marido). En fin, que poco fui dando cada vez más leche de fórmula y dejando el pecho. Me sentí bastante decepcionada pues , de veras, que soñaba con darle el pechoa mi hija pero bueno, para el siguiente será.. Detodas formas eso que dicen de que es precioso el vínculo que se crea con el bebé al darle el pecho..también he disfrutado mucho con los biberones, con mi hija mirándome fijamente a los ojos, agarrada de mis dedos y disfrutando de su bibi. Se que no es justo que le haya privado de todas mis defensas a mi hija por no darle mi leche pero el miedo fue superior a mi deseo de darle de mamar.
    Pues eso, son muy distintas las circustancias por las que se decide dejar de dar el pecho y hay que aceptarlas y respetarlas todas. Aún asi he logrado convencer a una cuñada mia que era su segundo hijo y, como al primero, queria darle biberón, pero he logrado convencerl para dar el pecho y está supercontenta y la niña le engordado que da gusto ¡En 3 semanas más de un kilo!
    Enhorabuena a todas las que habeis dado el pecho y a animarse las que aún no teneis avuestro bebé en brazos y os lo estais pensando. Besos.

  • 6. Mar  |  julio 6, 2009 at 9:31

    ¿Estáis hablando de dar el pecho hasta que el niño tenga dientes y pida “mamá teta”?. Yo creo que hay unos límites.

  • 7. Nuria  |  julio 6, 2009 at 9:47

    Mar, me hace gracia lo que cuentas, porque yo lo he vivido en mi urbanización. Un niño le dijo a su madre voz en grito: “¡¡¡mamaaaa, quiero teta!!!”. Basta con decir que la madre no sabía donde meterse.

  • 8. Vero  |  julio 17, 2009 at 16:38

    Hola. Soy madre de un bebé de diez meses. Mi experiencia con la lactancia está siendo muy buena, aunque tengo que reconocer que supone un sacrificio importante para la madre. Me refiero físicamente, sobre todo por la falta de sueño. A pesar de todo, está mereciendo mucho la pena porque el peque está muy sanito y feliz. Al igual que otros comentarios que he leído en el blog quería dejar constancia de que las madres que optamos por la lactancia materna prolongada tenemos mucha presión social para dejarlo. Nos miran muchas veces como a bichos raros e interpretan nuestra decisión como si tuviéramos una dependencia de nuestros hijos y no quisiéramos dejarlos crecer. En cantidad de ocasiones escuchas los comentarios de amigos y familiares y te tienes que callar para no discutir. Yo soy una persona super respetuosa con todas las opciones. Cada madre elige la opción que cree más adecuada para su hijo. Jamás se me ocurriría criticar a una madre por el hecho de optar por la leche de fórmula, porque quizás en su caso es la mejor decisión, bien por trabajo, por problemas físicos o simplemente porque va a ser mejor madre eligiendo esa opción. Ese mismo respeto que tengo yo hacia todas las madres por el hecho de serlo, me gustaría que tuvieran también conmigo cuando decido continuar con la lactancia materna hasta que mi bebé quiera. Enhorabuena a todas por vuestros peques.

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


cinco − 3 =

Subscríbete a los comentarios via RSS